REDACCIÓN
9 de octubre de 2015 / 08:23 a.m.

Monterrey.- A siete días de haber sido detenido en cumplimiento a dos órdenes de aprehensión que tenía pendientes desde hace varios años, por robo de vehículo, el croquista Raúl Castillo Solís recibió auto de libertad y abandonó este jueves el penal del Topo Chico.

El sobrino del líder sindical, Ricardo Castillo, fue favorecido en la resolución que emitió la juez penal de San Pedro Garza García, quien le integraba los procesos por robos que cometió en 1999 y en el 2001.

La representante del Poder Judicial resolvió la libertad de Castillo Solís después de analizar las constancias que se recabaron en las dos causas criminales, con las cuales constató que el acusado había sido víctima de una detención ilegal y que su responsabilidad se basaba en su confesión, la cual resultó ser una prueba ilícita.

De acuerdo a uno de los procesos que tenía pendientes, Raúl Castillo había sido señalado como probable responsable por el supuesto robo de un vehículo Spirit con reporte de robo con el cual lo vieron entrar el 23 de octubre de 1999 a un negocio ubicado en Porfirio Díaz y Ruperto Martínez, en el centro de la ciudad.

Fueron elementos de la entonces Policía Ministerial los que se percataron de esa acción ilícita y no lo detuvieron, esperaron hasta el 25 de octubre de ese mismo año para realizar la detención durante una diligencia de cateo.

Por eso, la juzgadora resolvió que había sido víctima de una detención ilegal y al realizar la revisión del lugar, aparentemente, descubrieron otros cinco vehículos con reporte de robo por eso le iniciaron la segunda causa criminal.

Raúl Castillo Solís, de 41 años, fue detenido el jueves de la semana pasada durante la trifulca campal que se registró en la sede de la Croc, la cual está ubicada en avenida Félix U. Gómez y Espinosa.

Ese día fue capturado junto con otras 75 personas que horas después fueron liberadas.