30 de octubre de 2014 / 01:55 a.m.

 

Monterrey.- En condiciones estables es reportado el adolescente que la tarde del martes recibió una descarga eléctrica, cuando le ayudaba a su tío a limpiar la azotea de una casa en la colonia Del Valle, en San Pedro.

Luis Roberto Delgado Ramírez, de 15 años, ha respondido bien a la atención médica y se encuentra consciente, aunque aún bajo observación en el hospital Universitario.

Fuentes allegadas a su familia indicaron que aún no saben el tiempo que Luis deberá permanecer en el mencionado nosocomio, pues los doctores tratan de descartar lesiones internas.

Delgado Ramírez habita en una casa de renta en Santa Catarina, junto con su padre y un hermano, pues su mamá falleció cuando él tenía apenas cuatro años.

Sus vecinos manifestaron que radica en el lugar desde hace medio año y es sumamente reservado; antes se le veía ir a la escuela, aunque de momento desconocen si sigue estudiando.

La tarde del miércoles se buscó platicar con familiares directos del adolescente, pero ellos no se encontraban en el domicilio, y un tío de él se negó a hacer comentarios.

La vivienda, en cuyos cuartos radican varias familias, se localiza en la calle Palermo, de la colonia Santa Magdalena, muy cerca de la avenida Primero de Mayo, en Santa Catarina.

Delgado Ramírez ingresó al hospital Universitario alrededor de las 17:00 horas del martes, momentos después de que recibiera una descarga eléctrica de 220 voltios.

El hecho se presentó en una residencia en la que estaba trabajando, y que se localiza en las calles Río Moctezuma y Río Pánuco, en el exclusivo sector sampetrino.

Se dio a conocer que Luis Roberto ayudaba a uno de sus tíos a limpiar el techo de la finca, cuando inesperadamente tocó los cables sobre la azotea.

El chico recibió la descarga, perdió la vertical y quedó aturdido. Su familiar pidió auxilio de inmediato, e instantes después arribaron al sitio varios socorristas de la Cruz Roja y elementos de Protección Civil Municipal.

El personal de apoyo lo colocó en una camilla rígida y, con la premura que el caso ameritaba, lo trasladaron de emergencia al hospital Universitario.

Trascendió que al recibir el impacto de la energía eléctrica, el afectado sufrió quemaduras en la pantorrilla derecha, por lo que debía ser sometido a estudios médicos más profundos para descartar daños severos.

FOTO Y TEXTO: AGUSTÍN MARTÍNEZ