ISRAEL SANTA CRUZ
22 de abril de 2017 / 07:53 a.m.

GUADALUPE.- Un joven y tres jovencitas, dos de ellas menores de edad, salvaron la vida de milagro tras impactar el auto que viajaban contra cuatro trafitambos y un barandal de contención en la avenida Morones Prieto, luego de una noche de fiesta.

El accidente ocurrió cerca de las 3:30 de la mañana sobre los carriles express de la citada arteria y el puente para incorporarse a la avenida Churubusco, cuando Jorge Alberto Guadiana Silva, de 21 años, conducía un automóvil tipo Jetta en color negro en compañía de Susana Silva Trejo, de 19 años; Claudia Juliette Hernández González, de 14; y Joselyn Rubí Zúñiga Mesa, de16 años.

Guadiana Silva conducía a exceso de velocidad, pero al tomar la curva a la altura del Puente Guadalupe perdió el control de su vehículo y posteriormente dudó sobre qué camino tomar: si seguir por Morones Prieto o tomar el puente que lo llevara hacia Churubusco.

Esto provocó que impactara de lleno en los trafitambos de dicha intersección y destruyera por completo las cuatro piezas, aunque la velocidad con que viajaban los jóvenes era tal que el auto impactó el barandal de protección.

Tras el choque, las menores de edad, quienes viajaban en la parte trasera, bajaron por su propia cuenta, en tanto que los pasajeros que viajaban en la parte delantera del auto quedaron atrapados.

Al sitio acudieron elementos de Cruz Roja, Cruz Verde Monterrey y Bomberos de Guadalupe, quienes ayudaron a sacar del interior del vehículo a los pasajeros atrapados, ante el llanto de sus amigas de fiesta. Luego de varios minutos ambos pasajeros fueron rescatados.

Cruz Verde Guadalupe trasladó a Susana Silva Trejo al Hospital Metropolitano con probable fractura de tabique, en tanto que Claudia Juliette Hernández González, de 14 años pasó también al Hospital Metropolitano con lesión en cervicales, en tanto que Joselyn Rubí Zúñiga Mesa, de 16, fue enviada al Hospital Universitario politraumatizada. Por su parte, Jorge Alberto Guadiana se trasladó al Hospital Universitario con un golpe en el cráneo y dolor abdominal por parte de Cruz Roja.

Al interior del vehículo se observaron botellas de cerveza, por lo que se presume los jóvenes viajaban alcoholizados. Rescatistas señalaron que los tripulantes del auto corrieron con suerte de portar el cinturón de seguridad, pues de no hacerlo habrían salido proyectados del vehículo, con altas probabilidades de haber perdido la vida.