Redacción
18 de enero de 2014 / 11:08 p.m.

Monterrey.- Por una mirada, un obrero asesinó a una sexagenario hace un año y ayer fue sentenciado a purgar una condena de 16 años de cárcel. 

Aunque Alejandro Uribe Padilla, de 28 años de edad, alias "Caco", argumentó que actuó en legítima defensa, el juez consideró que la diferencia corporal y edad, le daban ventaja al asesino. 

El Juez Primero de lo Penal de Monterrey encontró pruebas suficientes para sentenciar por el delito de homicidio. 

Los hechos fueron el pasado mes de noviembre de 2013 en la colonia Topo Chico, cuando Uribe Padilla estuvo embriagándose en la casa de su suegro, donde sostuvo una discusión con los vecinos y optó mejor por retirarse del domicilio. 

Sin embargo, en el camino se topó con Eduardo Rodríguez Cuadros, conocido como "Don Valdo", quien tenía su domicilio en la calle Santiago, en la colonia Topo Chico. 

El único delito del sexagenario fue que se le quedó viendo, ya que el homicida estaba haciendo mucho escándalo en la vía pública, lo que le molestó al quien arremetió contra el hombre, golpeándolo y empujándolo contra el borde de la banqueta. En ese entonces los familiares lo levantaron y lo llevaron de urgencia al hispital Universitario, donde quedó internado pero falleció el 1 de enero de 2014, a consecuencia de contusión profunda de cráneo, por los golpes. 

Posteriormente los elementos de la AEI ubicaron al sospechoso y puesto a disposición del MP, quien solicitó el arraigo durante 30 días, hasta que le ejecutaron la orden de aprehensión por robo calificado.

En su declaración preparatoria, Uribe Padilla, dijo que solo se defendió, ya varios familiares del ahora occiso le buscaron pleito e intentaron agredirlo.