AGUSTÍN MARTÍNEZ
21 de agosto de 2015 / 09:30 p.m.

Apodaca.- Mientras las autoridades se encuentran sin pistas para identificar al responsable del accidente, la mujer que murió atropellada la noche del miércoles en Apodaca fue sepultada este viernes en un panteón del municipio de Marín.

Los restos de la señora Patricia Reyes Míreles, de 51 años de edad, fueron velados en un pequeño templo cristiano al que solía acudir y que se ubica cerca de su casa.

Ella tenía su domicilio en la calle Valle Bonito de la colonia Valle del Mezquital, a menos de un kilómetro de donde se suscitó la tragedia.

Se dedicaba a la venta de diversos artículos infantiles, y acostumbraba acudir al culto al templo Ebenezer. Sus vecinos la describieron como una persona tranquila, sencilla y “muy luchista”.

Reyes Mireles dejó a dos hijas mayores de edad, ya casadas, y un hijo soltero de 17 años, así como a tres nietos.

El cuerpo fue velado en el templo Ebenezer, y en el transcurso de la tarde lo despidieron en su última morada en el panteón Los Ángeles del municipio de Marín.

La mujer perdió la vida el pasado miércoles al ser atropellada por un vehículo del cual no tienen pistas, cuando se encontraba a un costado de la avenida López Mateos, en Apodaca.

Acababa de bajar de un camión urbano y regresaba a su casa después de ir al centro de Monterrey a comprar artículos luminosos, que solía ofrecer en diversos centros sociales cerca de su casa.

El percance fue reportado momentos después de las 21:00 horas a unos metros del cruce con la avenida Isidoro Sepúlveda, hasta donde se dirigieron, en su momento, paramédicos de la Cruz Roja.

Del responsable de los hechos nada se sabe. Las autoridades carecen de cualquier dato o pista acerca del vehículo o la persona que lo conducía.

Habitantes de la colonia Valle del Mezquital se han pronunciado en repetidas ocasiones por la construcción de un puente peatonal en esa área, debido al riesgo que a diario enfrentar al cruzar esas avenidas, como quedó en evidencia con el accidente de la señora Patricia Reyes.