11 de abril de 2014 / 12:49 a.m.

Monterrey.- Después de tres días de haber muerto, familiares de Jorge Aldair Herrera por fin velaron su cuerpo, pero no fue en una funeraria sino en su casa ante la falta de recursos.

El joven de 19 años de edad falleció luego de permanecer en coma, tras ser arrollado por un conductor que manejaba en estado de ebriedad en Camino Apodaca- Santa Rosa la madrugada del domingo 30 de marzo.

Para colmo, la familia no tiene a quién reclamar ni a quién pedir que se haga cargo de los gastos funerarios, ya que el presunto responsable, identificado como Ángel Domingo García Esquivel, quien se desplazaba en un automóvil Tsuru en color gris con la matrícula SRD 2833 por el bulevar Profesor Humberto Ramos Lozano, en la colonia Burócratas Municipales, murió al chocar metro más delante de donde cometió el accidente.

El miércoles por la noche, Caren Herrera, hermana de Jorge, su mamá y otros familiares acudieron al Volcán, en Ciudad Universitaria a la final de la Copa MX, para botear y reunir recursos para darle cristiana sepultura al joven mesero.

No obstante, no se los permitieron, ya que no tenían permiso, y no les quedó de otra más que pedir prestado un terreno en el municipio de Apodaca.

El 9 de abril, Jorge, quien era un aficionado Tigre, estaba afuera del Volcán, pero sólo en fotografías.

A pesar de que donó todos su órganos, los ciudadanos dejaron solo a los familiares, sin ningún apoyo para la última morada del joven.

Caren y su mamá María Pascuala piden el apoyo de la comunidad y asesoría legal, ya que nadie se hizo responsable de los gastos en el hospital y piden a los familiares del responsables respondan por el fatal accidente.

Marilú Oviedo