REDACCIÓN 
5 de mayo de 2017 / 06:32 p.m.

SAN PEDRO.- Elementos de la Policía de San Pedro Garza García capturaron a cuatro michoacanos que, supuestamente, formaban parte de una banda de clonadores de tarjetas y que fueron sorprendidos con unos 100 plásticos falsos y 67 mil 500 pesos en efectivo que, aparentemente, acababan de retirar de diversos cajeros, por lo que quedaron imputados y recluidos en el Cereso de Cadereyta.

Fue el pasado 2 de mayo, cuando los uniformados sorprendieron a los presuntos delincuentes, mientras uno de ellos realizaba, supuestos, movimientos irregulares en una sucursal de Banorte, ubicada en la calle Sauces, entre Granados y avenida Gómez Morín, en la colonia Santa Engracia.

Los presuntos delincuentes que tripulaban una camioneta Volkswagen tipo Rutand con placas de Coahuila, fueron identificados como Daniel Sánchez Carranza, de 28 años, Edgar Alberto Calderón Castillo, de 22, Miguel Ángel Cruz Ramos, de 25, y Eduardo Baca Hernández, de 23; todos originarios de Uruapan, Michoacán.

De acuerdo a la carpeta judicial que integra el agente del Ministerio Público, dichos sujetos son considerados presuntos responsables de falsificación de títulos al portador, documentos de crédito público y relativos al crédito.

Sánchez Carranza y sus coacusados fueron presentados ante un juez de control y durante la audiencia trascendió que fueron sorprendidos en la camioneta cuando estaba estacionada en el lugar.

Al detectar el vehículo sospechoso, los uniformados se acercaron para realizar una revisión de rutina y antes de llegar alcanzaron a observar que Daniel Sánchez se acercó a tratar de abordarla y portaba varias tarjetas bancarias y al solicitárselas se percataron que eran en total 10 y traía efectivo que acababa de retirar.

Por lo que decidieron inspeccionar la unidad y en el interior de la misma encontraron un maletín oculto en el que detectaron más de 90 plásticos y efectivo que en total sumó la mencionada cantidad.

Pese a haber sido detenidos in fraganti, los michoacanos se negaron a declarar y por recomendación de sus defensores oficiales, solicitaron la ampliación del término constitucional, por lo que será hasta el próximo martes cuando les resuelvan la situación legal que deberán enfrentar.

Mientras, como no tienen residencia fija en la entidad deberán permanecer con prisión preventiva, en dicho reclusorio a donde fueron trasladados este viernes.