AGUSTÍN MARTÍNEZ
21 de julio de 2015 / 11:19 p. m.

Monterrey.- Las menores de edad que resultaron lesionadas en la fatal volcadura de la carretera a Laredo, donde murieron una mujer y su nieto, permanecen en condiciones delicadas en un hospital de Nuevo Laredo, Tamaulipas.

Hasta el momento no se han dado a conocer mayores detalles en torno a la evolución de las afectadas, quienes permanecen en el hospital de Especialidades de la localidad fronteriza.

Se trata de Emily Isabel Sánchez Ibarra, de 17 años de edad, y Victoria Gallegos, de 13, quienes radican en la ciudad de Houston, Texas.

Por el momento es la Procuraduría de Justicia de Tamaulipas, por medio de la coordinación regional en Nuevo Laredo, la instancia que lleva a cabo las investigaciones del percance.

Por ahora se desconocen las causas del mismo, aunque se menciona que fueron probablemente la velocidad inmoderada y la falta de precaución y pericia de la conductora.

El accidente fue reportado alrededor de las 11:30 horas del lunes en el kilómetro 179 más 600 de la carretera Nacional Nuevo Laredo-Monterrey, a la altura de la zona conocida como La Gloria.

Al tratarse de jurisdicción neolaredense, al sitio de la tragedia se trasladaron socorristas y rescatistas de Protección Civil de aquella ciudad.

Ellos confirmaron el fallecimiento de la señora María Luisa Sánchez, de 68 años de edad, y su nieto Rafael Ricardo Gallegos Ibáñez, de 12.

Además, en el lugar fueron revisadas otras tres personas que resultaron ilesas. Una de ellas fue identificada como Carlos Miguel Cortés Gallegos, de 18 años.

La familia viajaba en una camioneta Chevrolet Silverado de cabina y media, con matrícula del estado norteamericano de Texas.

La unidad tipo pick up iba de sur a norte y arrastraba un remolque con diversas pertenencias y equipaje de los afectados.

Ellos al parecer procedían de la ciudad de Monterrey, donde habrían estado visitando a otros familiares, y al momento de la volcadura regresaban a su sitio de residencia en Houston.

La velocidad inmoderada y la falta de pericia habrían dado lugar a que la sexagenaria perdiera el control del volante.

La camioneta se proyectó hacia el camellón central, donde dio varias volteretas hasta quedar en posición normal.

Mientras la mujer quedó sobre el asiento, pues al parecer traía puesto el cinturón de seguridad, el niño de 12 años salió proyectado por una de las ventanillas y quedó sin vida a un lado del pavimento.