4 de mayo de 2014 / 10:17 p.m.

San Nicolás.- Una vida de maltrato psicológico y probablemente físico, fue lo que vivió Sonia Rodríguez Rodríguez quien el viernes fue asesinada por su esposo, quien también mató a su hijo y luego se suicidó.

Pese a ello, la mujer de 49 años nunca perdió el ánimo por vivir y sacar adelante a sus seis hijos. A diario salía en su camioneta para llevar a los niños de la cuadra a la escuela y obtener un ingreso extra.

Las madres de familia de la escuela "José Cantú Cantú", de la colonia Vicente Guerrero en San Nicolás, la recuerdan como una mujer noble y una madre entregada a su familia, la conocían bien porque era la presidenta de la Mesa Directiva en la misma institución.

En todo el sector se conoció la noticia pues fue una tragedia que dejó a mucha gente triste, los que a diario la saludaban y confiaban en ella como una buena vecina.

Las personas más allegadas, que habitan en la calle Guelatao, fueron testigos de su esfuerzo; sabían que en ocasiones lavaba ajeno para ganar algo de dinero.

"Ella era una mujer luchona, bien trabajadora, nunca se metía con nadie, nunca molestaba a nadie al contrario pasaba y te daba los buenos días, tampoco platicaba mucho porque siempre andaba ocupada llevando a los niños a la escuela porque servía con su camioneta como un transporte", relató una vecina que prefirió omitir su nombre.

Sin embargo, escuchaban como cada vez eran más frecuentes las peleas entre ella y su esposo Ezequiel Pérez Ortega, desconocían las causas, pero sabían que el hombre era poco tolerante con sus tres hijos mayores y sólo convivía con una niña de 15 y un niño de 8 años de edad, así como con Adán Pérez Rodríguez, de 22 años, quien el viernes dejó de existir; víctima de la ira de su progenitor.

Últimamente la veían poco en la calle, las vecinas desconocen si era porque sufría violencia física.

Son los tres hijos mayores los que llevan a cabo los trámites para velar a sus padres y hermano quienes murieron de forma trágica. Ese día, aparentemente Sonia había pedido el divorcio a su marido quien se enojó tanto que tomó una pistola y le disparó a quema ropa a la mujer con quien compartió 35 años de matrimonio.

Adán quiso interceder por su madre, pero también recibió varios impactos de bala, y finalmente el hombre al ver lo que había hecho se suicidó.

Sandra González