AGUSTÍN MARTÍNEZ 
19 de julio de 2017 / 07:18 p.m.

SALINAS VICTORIA.- El intentar robar un transformador está a punto de cambiarle la vida a un albañil del municipio de Salinas Victoria, pues en la ilícita maniobra sufrió una descarga eléctrica, y cayó de aproximadamente ocho metros.

A causa del incidente el fallido ladrón sufrió severos traumatismos en la columna vertebral y perdió la movilidad en ambas piernas, por lo que ni siquiera pudo pedir auxilio, y permaneció en el suelo toda la noche, durante más de 12 horas.

Este hecho ocurrió poco antes de las 22:00 horas del martes en la calle Francisco A. Cárdenas, o brecha a Las Granjas, en la comunidad de Los Villarreales, 13 kilómetros al norte de la cabecera municipal.

Pero fue hasta después de las 10:00 de la mañana del miércoles cuando un caminante encontró a la persona lesionada, consciente, por lo que solicitó el auxilio de inmediato.

Como Maximino Ruiz Vega, de 36 años de edad, fue identificado el hombre lesionado, quien dijo habitar en la calle Calderas, en el mismo asentamiento.

Fueron los paramédicos de Protección Civil de Salinas Victoria, Rolando Calderón y Esther Espejo, quienes le brindaron el apoyo y lo trasladaron al hospital Universitario en la ambulancia número 04.

Trascendió que Ruiz Vega presentaba traumatismo en cervicales y quemaduras de segundo grado, no graves, en ambos brazos.

Le era imposible moverse o incorporarse, pues aparentemente sufrió un fuerte golpe a nivel de la columna, lo que originó que no pudiera mover sus piernas.

Al ser cuestionado por los rescatistas, el joven manifestó que, utilizando una escalera de madera y varias cuerdas, trepó en el poste hasta llegar al transformador de energía eléctrica.

Su intención era robarlo, para luego desarmarlo por completo y vender el cableado de cobre y las piezas de metal, en alguna compra de chatarra en aquel municipio.

Sin embargo, cuando estaba en la maniobra recibió la descarga, que terminó por descontrolarlo y mandarlo al suelo, desde unos ocho metros de altura.

Debido al fuerte impacto ya no pudo levantarse. Gritó pidiendo auxilio, pero al estar en una zona despoblada nadie lo escuchó. Fue hasta la mañana que una persona lo vio tirado en el suelo.

Maximino, quien dijo ser soltero y vivir con su mamá en Los Villarreales, admitió que no sería la primera vez que hurta un transformador.

Indicó que no tenía trabajo como albañil, y su situación económica era precaria, por lo que trató de recurrir a la venta de chatarra.

ilp