3 de marzo de 2014 / 03:58 p.m.

Monterrey.- Un suegro y su yerno se salvaron de morir calcinados, luego de que el camión de tres y media toneladas en el que viajaban fue consumido por el fuego que debido a un flamazo en el tanque de gas, tras sufrir un choque. 

Los hechos sucedieron sobre la carretera Miguel Alemán, a la altura dek kilómetro 34, en los carriles de sur a norte, en el municipio de Marín. 

El conductor del vehículo fue identificado como Mario Alberto Paz Barajas, quien viajaba con su yerno, quien no fue identificado. Ambos alcanzaron a salir del vehículo cuando comenzó a incendiarse. 

De acuerdo a la versión del chofer, circulaban por la carretera cuando repentinamente vio la sombra de un automóvil, lo que provocó que perdiera el control del volante y se subiera al camellón central. 

Siguió su carrera y al intentar reincorporarse a la carpeta asfáltica se estrelló de costado contra una palmera, pero el golpe lo recibió en uno de los dos tanques de gas que trae para la carburación del vehículo y fue cuando se escuchó un fuerte estruendo que hasta lo escucharon los habitantes del ejido de Marín. 

Después sobrevino el flamazo y los ocupantes alanzaron a bajar de la caja dos contenedores de plástico tipo cisterna; después; a distancia, observaron como las llamas consumían las rendillas de madera sin poder hacer nada por apagar el fuego, ya que este se extendió rápidamente. 

El hecho provocó la movilización de los elementos de Protección Civil, quienes con el apoyo de bomberos apagaron el fuego, pues temían que el otro tanque de gas fuese a explotar. 

Enseguida llegó una ambulancia del municipio de Marín, cuyos paramédicos auxiliaron al suego y al yerno, quienes resultaron ilesos, pero si estaban algo nerviosos. 

Así mismo, llegaron elementos de la Policía Federal, quienes cerraron un carril de la carretera para facilitar las maniobras para remolcar el camión y llevarlo hasta el corralón. 

Mientras que el yerno y el suegro regresaron a su domicilio, ubicado en la calle Eugenio Flores, número 400 en el centro del municipio de Marín. 

Marco A. Zamora