DENISSE MESTA
19 de marzo de 2015 / 08:58 a.m.

MONTERREY.- En la madrugada del 19 de marzo del 2010 todo transcurría en paz y normalidad por la zona del Tecnológico, al sur de Monterrey, pero ésta se vio irrumpida por el rechinido de las llantas, detonaciones de arma de fuego y explosiones de granadas.

Elementos del Ejército Mexicano se enfrentaban con un grupo de sicarios, poco después, se dio el reporte de dos personas sin vida en uno de los accesos al Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. La primera versión fue la siguiente: dos presuntos delincuentes abatidos.

Más tarde, a través de un comunicado, el rector del ITESM, Rafael Rangel Sotmann, dio a conocer la identidad de las víctimas, estudiantes de postgrado que salían del campus.

Los alumnos, que presuntamente quedaron en medio del fuego cruzado, fueron identificados por familiares como Jorge Antonio Mercado Alonso, originario de Coahuila, y Javier Francisco Arredondo Verdugo, de Baja California, ambos becados por excelencia académica.

Luego de los hechos, la Presidencia de la República Mexicana lamentó lo ocurrido, incluso la primera dama, Margarita Zavala, acudió a la institución a un homenaje.

Estudiantes, asociaciones civiles y la sociedad estudiantil realizaron varias manifestaciones para pedir por la paz y el esclarecimiento del doble asesinato.

Y aunque la Procuraduría General de la República (PGR) atrajo el caso a cinco años del homicidio por elementos de la milicia, a la fecha desconocer qué fue lo que pasó esa noche.

La justicia aun no ha llegado. Jorge y Javier continúan siendo sicarios para los expedientes del caso.

“A nosotros nos extrañó que les hayan sembrado armas, fue lo más indigno para ellos como estudiantes porque ellos se debían de haber dado cuenta que portaban los gafetes”, dijo Javier Arredondo, padre de uno de los estudiantes abatidos.

Las autoridades federales atrajeron el caso, pero no han presentado avances. Mientras que las autoridades estatales se deslindan del caso.

“Desde el inicio de las investigaciones el evento fue atraído por el fuero federal, legalmente la PGR es la que tiene conocimiento de los hechos nosotros practicamos las primeras diligencias y posteriormente la Procuraduría General de la República atrajo esa situación, en el ámbito de nuestra competencia no tenemos conocimiento de cuál es el avance o situación actual de esos hechos”, declaró el Procurador de Nuevo León, Javier Flores Saldívar.

Los primeros minutos del 19 de marzo fueron eternos para la gente que se encontraba en el sector, pero para las familias de Jorge Antonio Mercado Alonso y Javier Francisco Arredondo Verdugo ya son años de falta de justicia, claridad e información del caso.