MULTIMEDIOS DIGITAL
16 de marzo de 2016 / 02:03 p.m.

Monterrey.- Luego de cinco años de lucha, el doctor Otilio Cantú González logró un hecho histórico en México; militares fueron sentenciados a prisión por homicidio calificado.

"Es mucho o es poco, depende con la varita que lo veas y como lo quieras entender", dijo Cantú González.

En el año 2011, en medio de una guerra contra el narcotráfico que enfrentaba el país entero, su hijo Jorge Otilio Cantú fue confundido por el Ejército Mexicano con un delincuente.

Jorge Otilio se dirigía a su trabajo al sur de Monterrey, dos semanas después de haberse casado, cuando repentinamente fue atacado a balazos por los uniformados.

Tras percatarse del error que habían cometido, los militares le sembraron una arma. La primera versión señalaba que el joven de 29 años había agredido a los militares y ellos repelieron la agresión.

Luego de que su padre, el doctor Otilio Cantú, saliera en los medios de comunicación a decir que su hijo no sabía usar armas, las autoridades cambiaron la versión y aseguraron que la víctima quedó en un fuego cruzado; eso también se desmintió tras revisar cámaras de seguridad de la avenida Garza Sada, donde fue asesinado.

Posteriormente la Comisión Nacional de Derechos Humanos declaró que el joven presentaba impactos en el toráx y abdomen, pero lo que alertaría el caso eran los seis balazos que el profesionista recibió en el rostro, a menos de un metro de distancia.

Desde el incio de la polémica, su padre supo que su hijo no estaba relacionado con ningún tipo de actividad ilícita y luchó porque se hiciera justicia.

Los siete militares involucrados fueron trasladados hacia una prisión militar en la Ciudad de México y por su seguridad no podrían ser trasladados a Monterrey.

Finalmente la tarde del 15 de marzo, los ex militares fueron sentenciados a 22 años de cárcel.

"La Ley marca que son de 30 a 40 años por homicidio calificado. Es la primera vez que un juez se atreve a poner eso para estas personas (militares)", comentó el padre de Jorge Otilio.

"A mi me parece que esto fue una ejecución extra judicial"
, recalcó.