FRANCISCO CANTÚ
3 de febrero de 2016 / 06:44 a.m.

Monterrey.- Sentado dentro de su vehículo y maltratado por los golpes, quedó Juan Alberto Coronado Gámez, de 32 años, un taxista que noche a noche recorre las calles del área metropolitana, pero en esta ocasión la madrugada le mostró su mala cara.

Fue a las 2:00 horas del miércoles cuando se desplazaba por la calle Zaragoza con dirección al centro de la ciudad, pero al llegar al cruce con la calle Arteaga se impactó contra un camión urbano.

El choqué fue cerca de la llanta trasera de un camión de la Ruta 89, unidad que era conducida por Vicente Efraín Díaz Rodríguez, quien al sentir el impacto detuvo el camión metros adelante.

Coronado Gámez no asimilaba lo que en tan solo un instante había sucedido, pues este accidente cambió por completo su vida; el taxi quedó destrozado de la parte frontal y el conductor, no bajaba de la unidad, pues los golpes le impedían moverse con facilidad.

Una patrulla de la Fuerza Civil detuvo su marcha y solicitó la presencia de los paramédicos, quienes a su llegada se concentraron en darle ayuda al lesionado.

Con la mirada perdida, el taxista trataba de asimilar lo que había ocurrido, pero fue interrumpido por sus familiares, quienes alarmados se acercaron a él para ver en qué condiciones se encontraba.

Las autoridades de vialidad llegaron al lugar y se encargaron de levantar el parte correspondientes para deslindar responsabilidades.