REDACCIÓN
6 de marzo de 2017 / 06:26 p.m.

MONTERREY.- El taxista que conducía el vehículo de alquiler en el que viajaba el recién nacido que murió, era el padre del bebito y resultó ser el responsable del trágico choque que protagonizó con un urbano, porque se pasó la luz roja del semáforo que le indicó alto.

Fueron peritos de la dirección de Criminalística y Servicios Periciales, quienes confirmaron la responsabilidad de Hernán Cortez Castillo, quien solo permaneció unas horas bajo investigación y tras recibir el perdón de su esposa abandonó las instalaciones de la delegación de Tránsito de Monterrey.

Al recuperar su libertad, como establece la ley, porque no se encontraba ebrio ni bajo los efectos de ninguna droga, Hernán Cortez se dirigió a los servicios funerarios de su bebé, quien solo permaneció unos días con vida y ni siquiera había sido registrado al momento del fatal accidente.

Mientras las cuatro personas que resultaron lesionadas y que, al parecer, son familiares del taxista, se recuperan de las heridas que sufrieron en el choque que ocurrió en el cruce de la avenida Miguel Nieto y Ruperto Martínez, en el centro de Monterrey.

Al momento del accidente, el trabajador del volante se desplazaba hacia el sur por Miguel Nieto y el chofer del urbano de la ruta 95 San Ángel Sur, hacia el poniente por

Aunque, en un principio, los elementos de la Secretaría de Vialidad y Tránsito de Monterrey no establecieron la probable responsabilidad de alguno de los conductores.

Horas después de la tragedia, peritos de la dirección de Criminalística y Servicios Periciales realizaron diversas pruebas de causalidad y confirmaron.