MULTIMEDIOS DIGITAL | IRAM OVIEDO
26 de abril de 2016 / 02:57 p.m.

Monterrey.- Una estudiante de la Universidad Autónoma de Nuevo León sufrió un secuestro exprés por parte del conductor de un taxi que decidió abordar sobre la avenida Fidel Velasquéz.

La historia comenzó a las 15:00 horas del lunes, cuando la joven salió de Ciudad Universitaria y le pidió al taxista que la trasladara hacia un banco de la colonia Anáhuac.

Minutos después, la joven se percató que el hombre portaba un arma de fuego y al intentar realizar una llamada, este la despojo de su celular.

"Me dijo 'apaga el celular', me lo quitó y lo guardó. Le siguió dando y no se detuvo, se pasaba los rojos", relató.

Tras verse descubierto, el conductor circuló con la estudiante por la avenida Universidad hacia el norte, hasta llegar a un terreno abandonado sobre la carretera a Laredo, donde ya esperaban tres hombres abordo de una camioneta.

Al observar su llegada, los cómplices descendieron del vehículo y amarraron a la joven para luego colocarle cloroformo en la nariz y casi de manera instantánea perdió el conocimiento.

"Llegamos a un terreno y llegó una camioneta. Me amarró las manos y con un trapo me durmió", declaró la estudiante.

La víctima de 21 años relató que despertó durante la madrugada de este martes en un cuarto obscuro con los tres tripulantes de la camioneta y el taxista.

Tras ver que había despertado, los delincuentes subieron a la joven al taxi junto con el conductor, mientras eran escoltados por los demás cómplices.

Por algunos minutos circularon hacia el municipio de Ciénega de Flores, y al percatarse que ya no eran escoltados la estudiante saltó del auto en movimiento y corrió hacia un monte, sin ser alcanzada por su secuestrador.

"Estaba muy obscuro, era un cuarto. En ese cuarto estaba él, otros dos y un señor. Me regresó en un taxi a otro lado, cuando íbamos él y yo solos, yo me lancé del coche. Fue en una empresa donde entraban carros", relató la estudiante después de la amarga experiencia.

La víctima esperó a que amaneciera para salir y pedir ayuda. Tomó un camión urbano, pero el chofer la bajó de la unidad al observar que no tenía dinero para pagar el pasaje.

La joven logró regresar a su casa al mediodía de este martes, donde decidió junto con su familia interponer la denuncia ante las autoridades.