10 de agosto de 2014 / 07:15 p.m.

Monterrey.- La mujer que asesinó a su madre a puñaladas el 19 de julio en la colonia Industrial, en Monterrey, fue internada en el penal de Topo Chico en cumplimiento de una orden de aprehensión.

Después de cometer el crimen, Elva Nohemí Ramírez Pimentel, de 47 años de edad, estuvo arraigada en las celdas de la Agencia Estatal de Investigaciones al ser la principal sospechosa y en ese tiempo los agentes del Ministerio Público buscaron pruebas que la incriminaron.

En su declaración, la mujer confesó que tenía meses planeando el asesinato de su madre, identificada como Josefina Pimentel Castro, por resentimiento. Dijo que desde su niñez llevó una relación difícil con su madre, quien siempre los maltrataba a ella y a su hermano que padece de sus facultades mentales. Cansada del supuesto maltrato, la mujer quien estaba desempleada, compró un cuchillo y lo mantuvo escondido entre las colchas de su cama hasta que la mañana del 19 de julio decidió utilizarlo.

La mujer refirió que ese día encontró a su madre en la cocina sentada en una silla, se le acercó por la espalda y le roció gas lacrimógeno en la cara, después le pegó con un mazo en la cabeza y ya cuando estaba en el piso la acuchilló en varias ocasiones. Después de cometer el crimen, la mujer se cambió de ropa y desde un teléfono público llamó a la policía denunciando que un hombre que había sido contratado para arreglar unos desperfectos de la casa, había asesinado a su madre.

Sin embargo, al caer en contradicciones en su declaración, las autoridades solicitaron la medida de arraigo para investigar a fondo los hechos y las evidencias, hasta que se comprobó que ella fue quien asesinó a su madre.

La detenida quedó a disposición del Juzgado Segundo de lo Penal del Primer Distrito Judicial en espera de una sentencia.

FOTO: Especial

SANDRA GONZÁLEZ