FOTO Y TEXTO: AGUSTÍN MARTÍNEZ
4 de diciembre de 2014 / 03:34 a.m.

Monterrey.- Los dos albañiles que perdieron la vida en el derrumbe de la colonia María Luisa eran originarios de Xilitla, San Luis Potosí, y no tenían familiares en Monterrey.

Trascendió que representantes legales de la empresa constructora en la que laboraban se está haciendo cargo de los trámites y gastos ocasionados por la tragedia.

Una fuente allegada a este caso indicó que la compañía envió personal a aquella región de la Huasteca potosina para notificar a los deudos y trasladarlos a Monterrey.

Lo anterior con el fin de que lleven a cabo el procedimiento de identificación y reclamación legal de los cadáveres, ante la delegación del Ministerio Público en el hospital Universitario.

Finalmente, se espera que los restos de los dos albañiles sean trasladados a Xilitla entre el jueves y el viernes, para sepultarlos en aquella región.

Aunque no se han oficializado por parte de las autoridades, los nombres de las víctimas son Tobías Torres Martínez, de entre 35 y 40 años de edad, y Juan Domingo Méndez, de 23.

Ellos murieron la tarde del martes al registrarse el derrumbe de una losa, en una construcción ubicada en el cruce de la avenida Venustiano Carranza y la calle 5 de Mayo, en el extremo poniente del primer cuadro de la ciudad.

Los trabajadores estaban realizando labores de demolición sobre la loza, de unos nueve o 10 metros cuadrados, para lo cual utilizaban diverso equipo y maquinaria.

Al estar cortando con un soplete las varillas que aún sostenían la placa de concreto, el propio peso de los dos trabajadores ocasionó que la loza cayera sin control.

Uno de los albañiles quedó debajo de la pesada mole de aproximadamente cuatro toneladas, en tanto que su compañero murió al ser golpeado por las piedras de considerable tamaño.

Al lugar llegaron socorristas y rescatistas de Protección Civil, Cruz Verde y Cruz Roja, pero desafortunadamente ya nada se pudo hacer por las víctimas.

Un día después del trágico accidente laboral la obra estaba desierta. No había nadie en el inmueble, pues la Dirección de Protección Civil Municipal suspendió las labores por disposición de la Secretaría del Ayuntamiento.