LORENZO ENCINAS
24 de enero de 2016 / 09:43 p.m.

Monterrey.- Son tres años desde aquella madrugada de enero de 2013 cuando 17 personas que formaban parte del grupo musical Kombo Kolombia fueron asesinadas en el municipio de Mina.

Hasta el momento las autoridades continúan con la investigación y sólo han logrado capturar a tres supuestos delincuentes que habrían participado en esos hechos, mientras que las familias de los 14 músicos y los tres técnicos que fueron asesinados siguen padeciendo las consecuencias del multihomicidio.

El Kombo Kolombia había sido contratado para una presentación Abasolo y hasta el último minuto la presentación cambio de sede hacía el municipio de Hidalgo.

El evento, que sería la última tocada del grupo de música vallenata, se llevó a cabo la noche del 24 de enero de 2013 en el bar La Carreta, ubicado sobre la carretera de Hidalgo, cerca del acceso a Potrero Chico.

En el lugar, durante aproximadamente dos horas la agrupación musical amenizó una fiesta que organizaron quienes serían sus presuntos asesinos.

La Policía no ha aclarado cómo, al terminar la presentación, los músicos y sus asistentes, en total 18 personas, fueron conducidos hasta un apartado sitio, a casi 70 kilómetros del bar.

Aquella madrugada de enero de 2013, los integrantes del grupo musical Kombo Kolombia fueron trasladados en al menos cuatro o cinco camionetas.

A aproximadamente 120 kilómetros de la zona metropolitana de Monterrey, por la carretera a Monclova, en el municipio de Mina, los cuerpos fueron arrojados a una noria, luego de que las víctimas fueran asesinadas a tiros.

El único sobreviviente sólo informó que en el lugar del asesinato múltiple había un papalote, una noria y una pileta.

Aunque el hecho ocurre probablemente la noche del día 24 o las primeras horas del día 25 de enero, aunque fue el 26 cuando las autoridades ubicaron el sitio y localizaron los restos de las 17 personas.