CÉSAR CUBERO 
13 de junio de 2017 / 10:05 a.m.

MONTERREY.- Al menos siete casos de asaltos a mano armada han sufrido los usuarios del transporte público en Nuevo León en los últimos 30 días, destacando entre los eventos el asesinato de un celador a bordo de un camión de la Ruta 209.

Fue el pasado 12 de mayo cuando el terror se apoderó de al menos 20 pasajeros de la citada ruta, al ser testigos de cómo un grupo de hombres armados subió a la unidad y a balazos acabaron con la vida del empleado del penal de Apodaca, en la avenida Guerrero y Progreso, en la colonia Obrerista, en Monterrey.

Días después, el 24 de mayo, según el recuento que realiza MILENIO Monterrey sobre este tipo de inseguridad, decenas de personas que viajaban a bordo de un camión de la Ruta 1 fueron asaltadas en la colonia Independencia, también en la capital del estado, esto mientras los delincuentes amenazaban al chofer poniendo una navaja en su cuello para obligarlo a detener el vehículo y dejarlos bajar tras cometer el asalto.

Ese día, de acuerdo al archivo periodístico, también el pánico se apoderó de 20 pasajeros de un Ruta 131 La Joya, los cuales fueron despojados de sus pertenencias en pleno centro de la ciudad, en Juárez y Arteaga; en este robo, el chofer del camión, también, bajo amenaza de perder la vida, tuvo que entregar el dinero de los pasajes del día.

Para iniciar el mes de junio con la misma tendencia de inseguridad a bordo de los urbanos en el área metropolitana, una pareja fue captada por las cámaras de video de un Ruta 219 cuando se apoderaron del efectivo que traía el chofer de la unidad; de acuerdo a habitantes de la colonia La Noria, donde sucedió el atraco, y los pasajeros dijeron que el lugar es “zona frecuente” de los asaltantes.

A punta de pistola, en pleno centro de la ciudad, a las 13:00 del sábado 3 de junio, dos sujetos que viajaban a bordo de un Ruta 93 se levantaron de sus asientos, sacaron sus armas, amenazaron a los pasajeros y obtuvieron del atraco más de 15 teléfonos celulares, así como dinero en efectivo.

El centro de la ciudad se volvió testigo también de cómo al sábado siguiente, el día 10 del mes en curso, sujetos armados con pistolas y armas blancas hicieron de las suyas ene l cruce de Washington y Degollado, lugar donde atracaron a los pasajeros de un camión Ruta 23 Cumbres.

Ese día, otro grupo de maleantes abordó un Ruta 64 en la colonia Residencial Aztlán, con los mismos resultados que en los ataques previos, los pasajeros, además de perder la tranquilidad, sentir el terror y pánico, fueron despojados de sus aparatos celulares y dinero en efectivo.

Tras este mes de asaltos continuos en el transporte público, las autoridades no han manifestado públicamente que se estén realizando operativos dirigidos para bajar o erradicar este tipo de incidentes.

mmr