8 de enero de 2015 / 01:27 p.m.

Monterrey.- Una mujer le salvó la vida a cinco integrantes de una familia, entre ellos tres niñas, que se quedaron dormidos mientras cocinaban carne en una vaporera.El alimento se quemó y rápidamente el humo invadió toda la casa, pero la oportuna intervención de la vecina, quien percibió los fuertes olores, permitió poner a salvo al matrimonio y a sus tres hijas.El reporte fue realizado a la Estación de Bomberos poco después de las 4:00 horas del jueves en una vivienda de la calle Sinaloa, entre Pedro Martínez y Morones Prieto, en la colonia Nuevo Repueblo.En ese lugar habitan Mario Noé Sepúlveda Castro, de 32 años de edad; su esposa Beny, de 30; sus hijas gemelas Ángela y Elizabeth, de 8 años, y la pequeña Gabriela, de 3.Poco antes de la medianoche, la pareja decidió cocer carne, pues planeaban preparar un caldo para la comida del jueves.

El matrimonio tenía planeado apagar la estufa a la 1:00 de la mañana, pero ambos se quedaron dormidos y el fuego consumió el agua de la vaporera.Posteriormente el alimento comenzó a quemarse y, con el paso de los minutos, el humo invadió casi por completo la humilde vivienda.Una mujer de nombre Rosa, quien habita por la calle Garza García y cuya casa colinda con la de los afectados, estaba despierta y percibió el olor a carne quemada.Esa situación le preocupó y comenzó a indagar. De inmediato se dio cuenta de que salía humo de la casa de Sepúlveda Castro, por lo que acudió a despertarlo.El técnico en mantenimiento de climas no encontraba las llaves de la puerta, por lo que tuvo que romper una ventana para permitir que el humo saliera.Elementos del cuerpo de bomberos fueron alertados de esa situación y atendieron el llamado de auxilio.Activaron dentro de la casa un aparato extractor, para que las habitaciones fueran ventiladas en forma correcta.

FOTO: Agustín MartínezAGUSTÍN MARTÍNEZ