AGUSTÍN MARTÍNEZ
19 de agosto de 2015 / 08:40 a.m.

Guadalupe.- Vecinos de la colonia Camino Real, en Guadalupe, donde habitaba Jorge Alberto Almendariz Ponce, lamentaron el accidente que cobró la vida del joven la madrugada del martes.

Ellos describieron al automovilista como un hombre reservado, que vivía solo desde hacía casi dos años tras separase de su pareja con la que procreó un hijo.

Almendariz Ponce murió poco después de la 1:00 horas de ayer, al estrellar su automóvil Jetta contra un negocio de macetas y uno de pinturas en el cruce de las avenidas Pablo Livas y San Sebastian, en la colonia San Sebastián.

El joven, de 35 años, trabajaba como comerciante y ayudaba en una carnicería propiedad de sus familiares en la colonia Tacubaya.

Tenía su domicilio en la avenida Las Torres, de la colonia Camino Real, a corta distancia de donde ocurrió la tragedia.

Las personas que radican por la mencionada arteria manifestaron que Almendariz Ponce casi no acostumbraba hacer amistad con los vecinos.

La casa estaba sola este martes. Sólo un perro de la raza bull terrier, encadenado a un árbol, hacía ruido en el porche de la vivienda.

Jorge
Ahora la casa de Jorge sólo está habitada por su mascota, un perro bull terrier, encadenado a un árbol | AGUSTÍN MARTÍNEZ

Por su parte, familiares del fallecido comentaron, fuera de entrevista, que tienen algunas dudas en torno a las causas del percance.

Prácticamente descartaron que Jorge Alberto hubiera estado alcoholizado, además de que no se explican hacia dónde iba o de dónde regresaba.

El estrellamiento ocurrió cuando el vehículo circulaba de poniente a oriente, en el sentido inverso hacia donde tenía su domicilio.

Sus familiares lo vieron por última vez el lunes en la tarde, después de que terminara su trabajo en la carnicería.

Jorge
Jorge Armendariz tenía su domicilio en la avenida Las Torres, de la colonia Camino Real, a corta distancia de donde ocurrió la tragedia | AGUSTÍN MARTÍNEZ

Durante la mañana del martes uno de sus hermanos estuvo realizando los trámites para recuperar el cuerpo en el Servicio Médico Forense (Semefo) del Hospital Universitario.

Se esperaba que en el transcurso de la noche los restos comenzaran a ser velados en una funeraria de Guadalupe.

Del mismo modo, un ajustador de seguros acudió al sitio de la tragedia para verificar los daños que causó el hombre en los dos negocios.

Lo anterior, según trascendió, con el fin de llegar a un acuerdo con los afectados del negocio de pinturas y el de macetas, para la respectiva reparación.