FOTO Y TEXTO: AGUSTÍN MARTÍNEZ
9 de diciembre de 2014 / 03:05 a.m.

Monterrey.- Dolor y consternación es lo que se vive en diferentes sectores del municipio de Santiago, tras la muerte repentina de los jóvenes José Ramón Campos García y Gabriela Guadalupe Martínez Aranda.

Él de 19 años y ella de 18, eran novios desde hacía varios meses. El muchacho acababa de terminar la preparatoria y trabajaba en una gasolinera, mientras que Gaby cursaba la licenciatura en Educación.

Ambos perdieron la vida la noche del domingo en el centro de Monterrey, cuando la camioneta en la que viajaban fue impactada por un camión urbano.

La unidad particular era conducida por la madre de José Ramón, Paula García Rodríguez, quien al parecer no respetó un señalamiento gráfico de "alto".

Los cuerpos de la pareja de novios salieron proyectados y quedaron sobre una banqueta. Una adolescente de 12 años, Paola Campos García, hermana del joven, sufrió diversas lesiones y tuvo que ser hospitalizada.

José Ramón habitaba en la colonia El Terrero, al sur de El Cercado. En esta última comunidad, frente a La Plazuela, la señora Paula García tiene una estética.

Por su parte, Gabriela Guadalupe tenía su domicilio en un departamento ubicado en la calle Benito Juárez, de la colonia de San Pedro El Álamo.

Sus vecinos lamentaron la tragedia y la describieron como una jovencita tranquila y estudiosa, cuyo sueño era ejercer el magisterio.

Los cuerpos de los novios comenzaron a ser velados a las 14:00 horas del lunes en las capillas de Santiago, ubicadas por la Carretera Nacional a la altura de la presa La Boca.

Hasta ese lugar llegaron en el transcurso de la tarde decenas de amigos, familiares y vecinos que radican no sólo de El Álamo, El Cercado y El Terrero, sino también de la colonia Valles de Santa Rosalía, donde habitan los abuelos de Gaby.

Trascendió que, al menos hasta la tarde, continuaba detenida la conductora Paula García, al ser considerada supuesta responsable de la tragedia.

Ella ha dialogado con varios de sus familiares y lamenta lo ocurrido. Ha externado su desesperación al sentirse culpable de la muerte de su hijo y de la novia de él.

El percance que enluta a estos hogares de Santiago, Nuevo León, se registró alrededor de las 20:30 horas del domingo en las calles Arteaga y Arista, en el primer cuadro de Monterrey.

Al circular hacia el sur por Arista, la camioneta Ford Windstar fue impactada por un camión de la ruta 89, conducido por Noé Ibarra Sánchez, quien se desplazaba por Arteaga de poniente a oriente.

Las personas intentaban regresar a sus domicilios después de haber dejado a una amiga en Monterrey, donde además realizaron algunas compras.

Con respecto a la unidad de transporte colectivo, al menos dos pasajeras se quejaron de diversos golpes, por lo que fueron revisadas en el lugar por paramédicos de la Cruz Roja y de la Cruz Verde.