2 de junio de 2014 / 04:37 p.m.

Monterrey.- En ebriedad incompleta se desplazaba el conductor señalado como presunto responsable de la muerte de dos uniformados de Fuerza Civil que salieron proyectados de la patrulla que tripulaban, tras el fuerte choque registrado la madrugada del domingo en Guadalupe.

De acuerdo al dictamen médico avalado por un agente del Ministerio Público, el conductor Daniel López Mendoza, de 36 años de edad, se encontraba en estado inconveniente y sería el responsable de ocasionar la muerte de ambos uniformados, al no respetar la luz roja del semáforo.

De acuerdo a las declaraciones del automovilista responsable, se dirigía a comprar más cerveza para un convivio que tenía con su hermano al momento de la tragedia, registrada a las 3:20 horas del domingo en el cruce de las avenidas Plutarco Elías Calles y la avenida Azteca en la Colonia Azteca, en Guadalupe.

En tanto, Francisco de Jesús Blás González, de 36 años de edad, uniformado de Fuerza Civil, que tripulaba la unidad accidentada, aún se encontraba detenido en espera de la resolución de su situación jurídica.

Durante la mañana del lunes, los cuerpos de ambos uniformados fueron velados en unas capillas del centro de Monterrey, donde varias unidades de Fuerza Civil custodiaban las salas de velación donde se encontraban los restos de Otoniel Beltrán Barza, de 31 años de edad, habitante del sector de Santa Rosa en Apodaca y de Nicolás Pérez Rodolfo, de 23 años, quien era originario de Veracruz.

Será en las próximas horas cuando se les rinda un homenaje de cuerpo presente en las instalaciones de Fuerza Civil, ubicadas sobre la carretera a Laredo en el municipio de Escobedo.

Considerados como hombres trabajadores, las familias de ambos policías no podían aun creer que los dos uniformados perdieran la vida a manos de un conductor alcoholizado, cuando ambos se encontraban cumpliendo su deber, al dirigirse a una llamada de auxilio.

Los familiares de los dos policías fallecidos exigieron castigar al conductor responsable y no dejarlo en libertad, tras encontrarse bajo los influjos del alcohol.

FOTO: Especial

YADITH VALDEZ