25 de agosto de 2014 / 11:31 a.m.

Monterrey.- Cuando regresaban de la presa La Boca cinco jóvenes quedaron gravemente lesionados, debido a que el conductor perdió el control del auto en que viajaban, estrellándose contra dos postes y quedando prensado frente al volante, al sur de Monterrey.

El accidente sucedió minutos después de la medianoche sobre la avenida Eugenio Garza Sada, pasando lo que era el Parque Canoas, frente a la colonia Condesa.

Como presunto responsable del percance fue señalado José Lino Padilla, de aproximadamente 30 años de edad, quien manejaba un auto Malibú con placas SKV-97-84, mismo que quedó destrozado del frente.

Junto con él viajaba de copiloto Daniel Mejía Barbosa, de 23 años, así como otras tres jóvenes, una de ellas Valeria, otra no identificada y una más de nombre Pamela Villarreal González., de 20 años.

La última joven mencionada alcanzó a decir antes de ser subida a una ambulancia, que habían estado toda la tarde en la presa La Boca, en Santiago, Nuevo León.

Aparentemente estuvieron ingiriendo bebidas alcohólicas, por lo que al regresar se sentían seguros, ya que dijo, José Lino no toma.

Sin embargo, al pasar por lo que fue el Parque Canoas, el conductor perdió el control del coche al salir de la pronunciada curva, por lo que se estrelló contra un poste de madera de la Comisión Federal de Electricidad.

Al continuar ya sin control, fue a estrellarse contra un poste de concreto, derribando los cables de teléfono y de alta tensión, quedando prensado frente al volante.

En pocos minutos el sitio se llenó de gente y otros automovilistas que detuvieron su marcha para ayudar a los jóvenes.

Hasta ese sitio arribaron paramédicos de la Cruz Verde Monterrey, Cruz Roja Metropolitana, elementos de Protección Civil Monterrey, Bomberos y de Seguridad Pública del Estado, "brillando" por su ausencia los de la Fuerza Civil.

Los rescatistas no se daban abasto con los lesionados y aunque eran cinco, todos requerían la atención urgente por la gravedad del caso.

El conductor fue rescatado poco después de unos 40 minutos, ya que sus piernas estaban prensadas, por lo que se utilizó el equipo llamado "las quijadas de la vida" para poder sacarlo.

El tráfico se vio afectado en ambos sentidos de la avenida Garza Sada, por lo que el personal de Seguridad y Vialidad del municipio de Monterrey implementó un operativo por las calles laterales.

Después de ver el aparatoso accidente y saber que en ese sitio han ocurrido percances mortales, los cinco jóvenes lesionados, hoy viven para contarlo.

Foto: Iram Oviedo

IRAM OVIEDO

 

 Precaución imágenes con contenido impactante: