ISRAEL SANTACRUZ
28 de enero de 2016 / 11:19 a.m.

Monterrey.- Por tercera ocasión en un mes, un establecimiento de venta de carne fue blanco de los ladrones, sin que la autoridad pueda detenerlos, a pesar de ser grabados en cada uno de los actos.

El asalto más reciente ocurrió la tarde de este miércoles en el establecimiento ubicado sobre la calle Cempoala de la colonia Lomas Modelo. Ahí los videos muestras que poco después de las tres de la tarde un joven de sudadera gris, pantalón negro y zapatos del mismo color, ingresa y de pronto saca de entre sus ropas un arma corta tipo revolver y encañona directamente a uno de los clientes.

Acto seguido, le pide que se tire al suelo y le entregue sus pertenencias, al tiempo que amaga a la distancia al resto de los clientes. El hombre camina por los pasillos de la tienda mientras otros delincuentes acuden a la caja en donde amagan a la empleada. Luego de 50 segundos, el joven sale del local.

En un segundo video se observa otro ángulo del atraco. En la segunda cámara se observa que además del hombre armado, que viste playera gris, hay al menos otro delincuente de sudadera gris con la capucha puesta y pantalón verde. Este hombre amaga a uno de los clientes y le arrebata el dinero con el cual justo pagaría su compra. Luego se acerca a la cajera y la retira del punto de venta.

En ese momento se observa la llegada de un tercer delincuente de chamarra negra, pantalón de mezclilla y zapatos negros, quien acude hasta donde la cajera se encuentra ya arrodillada, la levanta y la lleva nuevamente hasta la caja, a fin de que retire todo el efectivo.

El hombre del primer video ingresa en pantalla sólo para apresurar a sus compañeros, que al igual en 50 segundos salen del establecimiento.

En esta ocasión el monto del robo fue de 5 mil pesos, aunque falta sumar el costo de lo robado a los clientes.

Esta no es la primera vez que dicha carnicería es víctima de robo. En tan sólo un mes ha sido saqueada en tres ocasiones, todas ellas por un monto similar.

Aunque los asaltantes no son los mismos que en las anteriores ocasiones, los empleados y propietarios creen se trata de una banda, pues todos los asaltos son a la misma hora, teniendo además un mismo modus operandi.