5 de octubre de 2014 / 02:07 p.m.

Escobedo.- Una familia de la colonia Nueva Esperanza de Escobedo, denunció un presunto abuso de autoridad, lesiones y amenazas por parte de elementos de Seguridad Pública de ese municipio.

Dos jóvenes, uno de ellos, menor de edad mostraron las lesiones causadas en distintas partes del cuerpo, tras la intervención de la policía en un taller de herrería el pasado jueves aproximadamente a las 18:00 horas.

Hugo Enrique Rivera Morales, de 23 años, detalló que tras un día de trabajo en el local, salieron a la banqueta él y dos jóvenes más, uno de ellos de 17 años.

Pero al ver a los policías ingresaron rápidamente al local ubicado en el número 411 de la calle San Pedro, en la colonia 18 de octubre; los policías, al observar la situación fueron de inmediato al lugar.

El menor de edad, identificado como Carlos Gilberto Piña, hijo del dueño del negocio le exigió a los policías que no podían ingresar.

"Un policía se metió y le dije que no se podía meter y me contestó con maldiciones, se metieron y me corretearon arriba, me empezaron a golpear y me quitaron 200 pesos.

"Decían que si íbamos y decíamos que allá que nos habían golpeado, nos iban a llevar al monte y nos iban a pegar allá en el monte; que allá podíamos gritar y nadie nos iba a oír", relató.

Rivera Morales al ver que agredían al menor, inquirió a los uniformados por el actuar, pero sólo atrajo la atención y los golpes hacia él.

"Los traían a golpes y luego me vieron a mí, porque les dije que porqué les pegaban y me agarraron a mi también. Yo no me dejé, me tiraron al piso y me patearon", manifestó.

Como prueba de la agresión, existe un video, en el que se aprecia a los uniformados en el negocio de la familia Piña Hernández.

En las imágenes uno de los elementos le propina una patada a Hugo Enrique Rivera, empleado del local y quien ya está sometido en el piso por los policías.

Aunque la agresión fue hacia tres jóvenes, uno de ellos desistió de denunciar las agresiones tras ser liberados la misma noche del jueves.

La Hermana del menor de edad acudió al C4 de Escobedo, donde le mostró el video de la agresión a un comandante que sólo identificó como Licona.

"El comandante al ver el video dijo, bueno entonces yo los dejo libres, pero ustedes ya no le muevan y los dejo ir ahorita.

"Pero nosotros no habíamos visto las gravedad del problema, casi no podían caminar de los golpes que les dieron, estaban muy golpeados", dijo Liliana Piña Hernández.

Al darse cuenta de las lesiones, los familiares exigieron un dictamen médico que está firmado y sellado por el médico de guardia, Adrián Treviño; en el cual se señalan las lesiones que presentan los jóvenes.

Y aunque el dictamen indica que los golpes no tardan más de 15 días el sanar, los jóvenes aseguran que recibieron descargas eléctricas cuando fueron subidos a la patrulla 509 de la policía.

Los detenidos fueron liberados, pero la noche del viernes la policía se hizo presente ahora en el número 702, de la calle Apodaca en la colonia Nueva Esperanza, donde habita Gilberto Piña Ramos, dueño del negocio y sus tres hijas embarazadas y el menor de 17 años.

"Había un chorro de policías, motos; eran tres granaderas, hasta la plaza y la otra avenida, tenían toda rodeada mi casa", detalló Liliana Piña, la mayor de las hermanas.

El padre de familia, fue detenido y no fue dejado en libertad hasta la mañana del sábado, pero su camioneta fue remitida al corralón.

La familia asegura que no es la primera vez que son remitidos y amenazados por la policía de Escobedo.

FOTO: Guadalupe Sánchez

GUADALUPE SÁNCHEZ