GUADALUPE SÁNCHEZ
12 de septiembre de 2015 / 07:09 p.m.

Monterrey.- La ola de inseguridad y violaciones que azota a vecinos de las colonias Vistas del Río y Terranova en el municipio de Juárez, ha obligado a las mujeres a cuidarse entre ellas y utilizar silbatos colgados al cuello para pedir auxilio.

No existe una hora del día en la que se sientan tranquilas al interior de sus domicilios, pues aseguran que el victimario podría ser un habitante de ese sector.

Las vecinas que hicieron la denuncia pública prefirieron no revelar sus nombres reales y sus rostros, por miedo a convertirse en el blanco de los ataques.

"Ya no es posible esta situación, no hay luz mercurial, las patrullas pasan y quieren que firmemos una hoja donde diga que todo está perfecto y todos sabemos que es mentira eso.

"Ya no dormimos, estamos cansadas, estamos fastidiadas; nuestros esposos han salido a la calles todas las noches, se han subido a los techos con lámparas, tenemos que hacer nuestra propia vigilancia.

Aseguran que desde hace dos años que empezó esta situación, la vida de estas familias ha cambiado de manera radical.

"La persona intentó meterse a mi casa, nada más porque yo me di cuenta y empecé a gritar, y salieron los vecinos en mi apoyo", declaró una de las afectadas.

"Pues ahí ya van como cinco personas en mi cuadra, vecinas que se fueron, pero uno se queda como quiera con el miedo", aseguró otra habitante del sector.

Las denunciantes señalaron que existe un retrato hablado, hay al menos cinco denuncias formales y cerca de 40 intentos de violaciones; pero hasta el momento no han tenido respuesta positiva de la autoridad sobre las investigaciones.

Las mujeres comentaron que la mayoría se queda en casa con los niños, mientras el marido sale a trabajar, y es cuando el miedo se apodera de ellas.

"Dicen que es un vecino de por aquí que trabaja cerca de aquí los pescaron, pero así como lo pescaron lo soltaron, porque no había pruebas suficientes para detenerlo".

El temor por la seguridad de sus hijos y de ellas mismas es parte de lo que viven cada día; mientras tanto, aseguran que entre vecinas y vecinos continuarán vigilando su colonia para evitar que el presunto violador ataque a alguien más.