21 de enero de 2015 / 03:37 p.m.

Tamulipas.- El violador serial más peligroso y famoso de la zona sur del estado de Tamaulipas, Juan Manuel Camero Castro, no ha recibido ninguna sentencia por haber abusado de 14 mujeres, esto, a pesar de llevar 10 años encerrado en el penal de Altamira; sin embargo, existe la posibilidad de poder salir libre al no comprobársele ninguna de las agresiones.

Fue el pasado mes de noviembre, cuando se cumplieron 10 años de la captura de este tan temible sujeto que causó el terror en Tampico, Madero y Altamira, el cual, actualmente se encuentra recluido en el Centro de Ejecución de Sanciones.

El juez primero penal Sergio Arturo Arjona Moreno indicó que el caso "Camero Castro" aún sigue en periodo de instrucción, pues actualmente la defensa solicita el desahogo de diligencias que resultan complicadas como la declaración de los propios policías que intervinieron en la investigación y su captura, y hasta el Ministerio Público que lo consignó en su momento.

Además, las víctimas han sido citadas una y otra vez pero solo algunas han acudido, las demás, posiblemente desistieron a seguir con el proceso acusatorio debido a la lentitud con el que ha sido llevado el caso.

Es por eso que prácticamente la defensa del detenido ha logrado "estancar" el proceso penal y ni siquiera en ninguno de los expedientes ha podido ser sentenciado.

Se trataba de un tipo bien vestido. No se veía malo a primera vista; les hacía plática a las chicas a quienes previamente las había estudiado sobre sus actividades y el rumbo que tomaban ya sea para ir a casa, a la escuela o al trabajo, e incluso sabía y tenía penamente ubicado el lugar donde las sometería.

A esta persona se le logró identificar gracias a que cometió una "equivocación" y se inició su búsqueda, siendo hasta el 12 de Noviembre de 2004, cuando finalmente se logró su aprehensión. En aquel entonces Camero Castro tenía 29 años.

Ahora la ley obliga a que en el juzgado se determine una sentencia en un plazo no mayor a tres meses, sin embargo hay otra ley que da el beneficio al detenido de contar una defensa adecuada, por lo que se privilegia este último derecho y no hay plazo para que se dicte sentencia.

FOTO Y TEXTO: NOEL VERGARA / TAMAULIPAS