FRANCISCO ZUÑIGA  ESQUIVEL
21 de octubre de 2017 / 05:00 p.m.

MONTERREY.- Una regiomontana que sobrevivió a una de las dos balaceras en el kilómetro 19 de la Carretera a Reynosa, narra su vivencia. Ella venía hacia Monterrey junto con su hija, cuando le tocó estar entre los primeros coches que detuvieron por el enfrentamiento.

Dos impactos de bala en la parte trasera de su coche son la prueba de los terribles momentos, de miedo, angustia, preocupación que Sofia M. vivió en el kilómetro 19 de la Carretera Reynosa - Monterrey, al quedar adelante de los autos detenidos por el enfrentamiento entre dos grupos rivales del crimen organizado.

El viernes pasado, Sofía venía a Monterrey, acompañada de su hija de 17 años, para visitar a su madre y su familia. En los 35 años que tiene viviendo en un pequeño pueblo en la frontera, del lado de Texas, nunca había vivido un hecho violento, pese a que viaja a nuestra ciudad por lo menos dos veces al mes.

Todo fue muy rápido. Vio que varias camionetas circulaban en sentido contrario, lo que obligó a detenerse a un trailer y una Van que iban delante de ella. Enseguida comenzaron los disparos.

Como pudo, Sofía logró irse de reversa. No supo que pasó con los dos conductores que iban adelante, y sólo cuando llegó a la frontera, una vez en territorio norteamericano, se enteró que dos balas habían alcanzado su coche.

Ya no llegaron a Monterrey. Sin embargo, Sofía siente que esto no debe cambiar su costumbre de venir a ver a su familia en esta ciudad. No debe sucumbir al miedo.

En ese enfrentamiento hubo dos personas muertas, aparentemente criminales abatidos por las fuerzas del orden. Este sábado, otra balacera en el mismo lugar causó cinco decesos, entre ellos el de un empresario regiomontano.

mmr