AGUSTÍN MARTÍNEZ
27 de junio de 2017 / 08:25 p.m.

GUADALUPE.- La Agencia Estatal de Investigaciones estableció que el domicilio donde fueron ejecutadas tres personas, entre ellas una mujer, en la colonia Real de San Miguel, en Guadalupe, operaba desde hace varios meses como "tiendita" o punto de venta de drogas.

Por la forma en la que actuaron los homicidas, y por los indicios recabados hasta el momento, las autoridades establecieron que se trató de un ataque directo por parte de la delincuencia organizada.

Habitantes de aquel sector declinaron hacer mayores comentarios, al decir que las víctimas rentaban el inmueble desde hacía algunos meses, y con nadie tenían comunicación.

Hasta el momento los cuerpos no han sido reclamados en el Servicio Médico Forense de Monterrey, mientras los agentes ministeriales buscan pistas para establecer la autoría y el móvil del triple asesinato.

Se trata de dos hombres de unos 30 o 35 años de edad. El primero vestía pantalón de mezclilla azul y camiseta roja. Su cuerpo quedó junto a la puerta principal.

El otro varón vestía playera blanca y pantalón corto tipo bermuda en color café. El cadáver quedó sentado y ligeramente inclinado sobre un sillón.

La mujer, con short de mezclilla y blusa azul, quedó recostada en el suelo junto a uno de los sillones, también en la sala y prácticamente a un lado de las otras dos víctimas.

En la puerta de la casa los investigadores encontraron diversos casquillos calibre .9 milímetros, entre otras evidencias que fueron anexadas a la respectiva carpeta.

Este hecho ocurrió la tarde del pasado lunes en un domicilio de la calle Manuel Felguérez, casi esquina con Gómez Farías, en la colonia Real de San Miguel.

Los agentes ministeriales se dieron a la tarea de localizar testigos que indicaran el tipo de vehículo y características en el que escaparon los agresores.

Sin embargo, los vecinos solamente manifestaron haber escuchado múltiples detonaciones, pero prefirieron resguardarse en su vivienda ante el temor de resultar afectados.

En el suelo y sobre uno de los sillones quedó el cuerpo de uno de los dos hombres de entre 30 y 35 años de edad, y junto a él otro varón y la mujer de aproximadamente 25 años.

ilp