5 de marzo de 2014 / 09:54 p.m.

Los hechos se registraron como a las 7:30 horas en el distribuidor vial que conecta las avenidas Manuel L. Barragán y Fidel Velázquez.

San Nicolás.- La velocidad inmoderada y la falta de pericia ocasionaron que el conductor de un auto compacto perdiera el control del volante, se estrellara contra un muro y terminara volcado, en San Nicolás.

Pese a lo aparatoso del accidente no hubo personas lesionadas, aunque la circulación vial en los límites con Monterrey se vio trastocada durante varios minutos.

Los hechos se registraron como a las 7:30 horas en el distribuidor vial que conecta las avenidas Manuel L. Barragán y Fidel Velázquez, frente al fraccionamiento Kennedy.

Como José Luis Arteaga Ramos, 45 años de edad, se identificó el conductor que participó en el accidente, y quien dijo habitar en la calle Maple de la colonia Jardines del Canadá, en Escobedo.

Arteaga Ramos se desplazaba en un vehículo compacto marca Chevrolet Chevy color gris, con placas de circulación de Nuevo León ya vencidas.

Circulaba inicialmente por la avenida Barragán de norte a sur, e intentó incorporarse a Fidel Velázquez con rumbo al poniente.

Sin embargo, al pasar sobre la curva que conecta dichas vialidades perdió el control del volante a causa de la impericia y la velocidad inmoderada.

En primera instancia el coche se estrelló contra el muro del lado sur, lo que originó que el miniauto perdiera la posición normal y quedar con las llantas hacia arriba.

Paramédicos de la Cruz Verde de Monterrey, a cargo del responsable de turno Néstor Gómez Castillo, se hicieron presentes y revisaron al automovilista.

El conductor sólo se quejó de algunos golpes leves y no quiso que lo llevaran a un hospital, optando por permanecer en el lugar para atender el asunto legalmente.

A causa del estrellamiento y volcadura el Chevy quedó atravesado en el carril derecho de la avenida Fidel Velázquez, provocando congestionamiento en ese punto.

Primero llegaron al sitio elementos de la Secretaría de Seguridad y Vialidad de Monterrey, quienes organizaron el paso de los vehículos mientras arribaban los elementos de San Nicolás.

Minutos después el personal de una empresa de grúas se encargó de remolcar el auto hacia el lote oficial, mientras se envió el expediente al Departamento de Peritajes de Tránsito de Monterrey.

AGUSTÍN MARTÍNEZ