FOTO Y TEXTO: AGUSTÍN MATÍNEZ
12 de diciembre de 2014 / 04:03 a.m.

Monterrey.- La falta de acciones preventivas adecuadas en lo que se refiere a la seguridad pública, sigue dando facilidad de operación a los delincuentes.

Esta ocasión, una escuela primaria y un jardín de niños ubicados en Escobedo fueron blanco de los ladrones, quienes se apoderaron de aparatos electrónicos y dinero en efectivo.

“Llegamos en la mañana y encontramos todo abierto; todos los papeles tirados y, pues sí, nos robaron computadoras de escritorio, laptop, proyectores...”, explicó la profesora Nelly Hernández.

Ella es la subdirectora de la primaria “Juventino González Benavides”, que se localiza en la calle San Judas Tadeo, a unos metros de la avenida Acueducto, en la colonia Balcones de Anáhuac.

De la oficina de la dirección del turno matutino el o los ladrones extrajeron dos computadoras de escritorio nuevas, una laptop, dos proyectores y 4 mil pesos en efectivo.

De la del turno vespertino robaron diverso equipo de cómputo y aparatos de sonido, mientras que del kínder se llevaron artículos electrónicos diversos y 400 pesos.

Maestros y padres de familia exigieron a las autoridades locales mayor vigilancia y presencia policiaca, pues el robo afectó al plantel en forma importante.

“Queremos más apoyo, porque los maestros y los padres de familia, con mucho sacrificio, compran todos los materiales que se necesitan para el beneficio de sus hijos, los alumnos de esta institución. Y pues sí, necesitamos que verdaderamente haya patrullas”, recalcó la docente.

Para ingresar a las tres oficinas administrativas, el o los delincuentes hicieron un agujero en la malla ciclónica y luego, a golpes, forzaron las cerraduras de las puertas.

Los afectados esperan que, de alguna manera, la Secretaría de Educación les brinde apoyo para reponer los materiales y equipo que perdieron, esto con el fin de no afectar el curso.

“Pues es muy lamentable llegar y no encontrar lo que con mucho sacrificio los padres de familia, en conjunto con los maestros, hacen, por tener las instalaciones lo más completas, lo más funcionales posible”, concluyó la profesora Nelly.

Los docentes y padres expresaron también su preocupación ante el próximo período de vacaciones, pues temen que se cometan más ilícitos mientras la escuela esté sola.