LILIANA CAVAZOS | @LILIANACAVAZOS
30 de junio de 2016 / 06:12 a.m.

San Pedro Garza García.- Aquí no hay un set de televisión, ni público ni premios; es el lobby de un hotel y son las horas previas a un ponencia con emprendedores. El conferencista está ya despojado del traje de presentador de programas de concursos, pero no se despoja de la sonrisa habitual. Es Marco Antonio Regil, y en su tarjeta de presentación de hoy resalta su faceta de empresario.

Visita la ciudad para impartir la conferencia ‘La Fórmula para crear un negocio exitoso’ que promueve Caintra, y asegura tener bajo la manga siete claves para guiar un proyecto empresarial al mejor de los resultados. Marco acepta el reto de permear en la audiencia su experiencia como emprendedor.

“Al principio conmigo siempre están un poquito escépticos porque hay muchos que no conocen esa faceta de mí”, explica.

Sabe que la pregunta acerca de esas siete claves es de rigor, y reserva a revelarlas pero comparte que lo aprendió de la filosofía de Robert Kiyosaki y Sharon Lechter, autores del libro ‘Padre rico, padre pobre’.

“Le damos herramientas a la gente que quiere emprender, son las mismas herramientas que alguien que nació y creció en un hogar de empresario tiene”, y agrega – y reitera una y otra vez- “educación financiera”, “escuela para emprendedores”.

                                              ❁❁❁

PREGUNTA: Esto no es nuevo, no es la primera vez que alguien habla de apoyar a quienes tengan la intención de emprender. De hecho existen programas de gobierno y privados de apoyo y coaching de aspirantes a una PYME, entonces, ¿por qué muchos se quedan en el camino?

RESPUESTA: Es un tema complejo. A mí lo que me da todavía una enorme tristeza, y lo confieso, es una crítica abierta a nuestro gobierno federal, a este y al anterior del PAN, es que es muy difícil, les ponen las cosas tan difíciles a los empresarios porque abrir una empresa es todo un rollo.

En Estados Unidos es muy fácil abrir una empresa, comienzas y estás en una semana haciendo negocios, es más, en tres días. Aquí en México hay que hacer un acta constitutiva y es una serie de papeles y papeles y papeles.

P: Tú te presentas como dueño de una empresa y como empleado de la misma, pero también como freelancer, ¿Cómo entender esta amalgama?

R: Un emprendedor puede ser también alguien que no quiera tener una empresa, pero hay que pensar como empresario. Un empleado siempre llega pidiendo un aumento, y el patrón siempre te va a decir ‘¿Un aumento?’, y es que dices, ‘un aumento porque soy muy bueno en lo que hago’, entonces le estás diciendo que té de una rebanada más grande del pastel que él tiene ofreciéndole lo mismo, en cambio, si tienes una mentalidad empresarial, le puedes ofrecer un sistema, una solución que modifique algo y que genere más dinero para esa empresa y pedirle un porcentaje de ese sistema.


P: Al apuntar a una educación financiera y de emprendimiento para alcanzar resultados exitosos, ¿Cuál es la raíz?, ¿Qué falta?

R: Lo que hay que hacer es una reforma fiscal administrativa y educativa para poder crear una generación de emprendedores en México y, ojo, que desde la escuela la materia de emprendimiento exista. El sistema educativo en el mundo entero fue creado cuando había una urgencia de crear obreros para la revolución industrial y soldados para las guerras, pero hoy en día ese tipo de sistema educativo no es suficiente.