MARCELA PERALES @marce_reportera
12 de julio de 2016 / 10:01 a.m.

MONTERREY.- Las historia de Mariano deja en evidencia que el trabajo infantil existe en el estado. Sin embargo, la ley permite laborar antes de la mayoría de edad, los 18 años, pero bajo ciertas circunstancias y derechos.

Para empezar, el menor deberá tener mínimo 15 años cumplidos para poder trabajar legalmente.

A esa edad, la ley le permitirá ser remunerado, pero también deberá gozar de más privilegios que un adulto, así como de derechos y obligaciones.

"La Ley permite trabajar a los 15 años, dentro de esa edad, pero tienen una legislación especial, me refiero a que si tú y yo trabajamos ocho horas diarias, que es lo que debe de ser, para los jóvenes de 15 años solo se permite que trabajen seis horas y divididos en dos turnos de tres horas, con un intervalo de dos horas para comer", explica el subprocurador del Trabajo en Nuevo León, César Aguirre.

La Ley Federal de Trabajo indica en sus artículos del 173 al 180 que los mayores de 15 años y menores de 18 deberán presentar el permiso de sus padres y un certificado médico que acredite su aptitud. No podrán trabajar después de las 10 de la noche, ni en expendios de bebidas embriagantes, o en labores peligrosas o insalubres.

No se permite trabajar en domingos ni horas extras.

"Cuando cumplen el año de trabajo, tú yo tenemos seis días de vacaciones, normalmente al primer año, los chicos de 15 años tienen 18 días de vacaciones pagadas en su primer año",señala el Subprocurador del Trabajo.

Explicó que ningún patrón podrá solicitar el servicio de un menor, si no cumple con la totalidad de requisitos.

Por su parte, el director del DIF Nuevo León, Erik Caballero, señaló que en los casos no detectados, se actúa con la "Brigada de la Amistad", que consiste en recorridos de detección y una asesoría para evitar algún proceso legal.

"No vean al DIF como el que va a quitar niños, nosotros trabajamos para que ese niño este bien, y no le vamos a ir a quitar a un niño que le están dando amor, le vamos ayudar a la familia a salir adelante", indicó el director Erik Caballero.

La labor para erradicar el problema no radica solo en las autoridades, también es responsabilidad de los padres de familia y ciudadanos reportar el trabajo de un niño, si éste rebasa la ley.