MILENIO DIGITAL
7 de marzo de 2017 / 09:18 a.m.

WASHINGTON.- En Estados Unidos únicamente 18 de cada 100 crímenes son cometidos por personas de origen latino o hispano, independientemente de su estatus migratorio, de acuerdo con estadísticas de 2015 de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI). Esto contrasta con la retórica de Donald Trump, que estigmatiza tanto a hispanos como a migrantes.

Además solo 1.6 por ciento de los 11 millones de inmigrantes entre 18 y 39 años está encarcelado, lo que representa un promedio bajo si se compara con el 3.3 por ciento de la población nacida en EU. De esa población, oriunda de EU encarcelada, solo 19.8 por ciento es de origen hispano.

El presidente Trump ha declarado en distintos momentos que la comunidad inmigrante, específicamente la mexicana, genera un aumento en las tasas de criminalidad; sin embargo, su discurso no tiene sustento de acuerdo con las cifras que recopila el gobierno estadunidense y tampoco con varios estudios académicos.

Informes recientes del Departamento de Justicia estadunidense revelan que en 2015 se cometieron 6.5 millones de crímenes que se pudieron catalogar de acuerdo con la etnia del infractor. Los inmigrantes mantienen un bajo índice de criminalidad, pues en los últimos años la tasa de arrestos de la comunidad latina oscila entre 16.6 y 18.4 por ciento, mientras que la correspondiente a estadunidenses de raza blanca se ubican entre 68.9 y 69.7 por ciento.

Un estudio del Consejo Americano de Inmigración, titulado "La Criminalización de la Inmigración en Estados Unidos", señala que los inmigrantes son menos propensos a ser criminales en comparación con los ciudadanos estadunidenses anglosajones.