19 de mayo de 2014 / 01:02 p.m.

VUNG ANG, Vietnam.- Cientos de trabajadores chinos abandonaron Vietnam el lunes en un barco enviado por el gobierno de ese país luego de que la colocación de una plataforma petrolera en una franja en disputa del Mar del Sur de China provocara graves disturbios la semana pasada.

Dos barcos con capacidad para 1.000 pasajeros cada uno llegaron al puerto de Vung Ang en las primeras horas de la mañana del lunes. Uno salió pocas horas después de acuerdo con un periodista de The Associated Press que estaba afuera de las instalaciones y observó al grupo de trabajadores abordar el navío.

El puerto de Vung Ang es parte de una gran complejo siderúrgico, aún en construcción, de propiedad taiwanesa situado a 350 kilómetros de Hanoi, que el miércoles y jueves fueron invadidos por una muchedumbre antichina. Dos trabajadores chinos murieron y 140 quedaron heridos durante los ataques, que también provocaron incendios en parte de las instalaciones.

Un funcionario vietnamita Thai Tran Linh informó que cerca de 3 mil trabajadores trabajaban en la construcción del complejo.

Las tensiones entre Hanoi y Beijing se encuentran en su mayor nivel en años. Poco después de que Beijing colocara la plataforma el 1 de mayo Hanoi envió barcos para hostilizarla. Actualmente mantienen una confrontación con barcos chinos que la protegen, lo que ha provocado temores de que se desate un conflicto.

Vietnam ha tratado de conseguir apoyo internacional para su postura. Estados Unidos calificó la decisión china como "provocadora".

Desde el jueves no ha habido violencia o protestas y los ciudadanos chinos han podido abandonar el país en forma independiente y sin impedimentos desde entonces.

Aunque señaló que los países están obligados a asistir a sus ciudadanos, Jonathan London, un experto en la Universidad de la ciudad de Hong Kong, dijo que el envío de naves "muestra al mundo la imagen de que China es víctima y que hay desestabilización en Vietnam (y) envía un mensaje ominoso y amenazas veladas de acciones punitivas".

Cerca de 400 fábricas en todo el país fueron dañadas o destruidas durante los disturbios, la mayoría en parques industriales cercanos a la sureña ciudad Ho Chi Minh. Muchas fábricas no eran chinas sino taiwanesas o de otros países asiáticos y aparentemente fueron atacadas por error o por pandillas que buscaban saquearlas.

AP