AP
24 de mayo de 2017 / 09:44 p.m.

MARYLAND. — Un abogado defensor y un hombre que actuó como su intérprete fueron encausados por tratar de intimidar a una víctima de violación al plantearle la posibilidad de sufrir deportación si testificaba contra su cliente.

El abogado Christos Vasiliades fue arrestado cuando se presentó el martes en el Palacio de Justicia de Baltimore para el inicio del juicio por violación.

Un jurado investigador de Baltimore formuló cargos contra Vasiliades y su traductor Edgar Rodríguez por asociación delictuosa para obstruir la justicia y por intimidación a una víctima y a un testigo.

Vasiliades y Rodríguez, presuntamente, dijeron además a la mujer y a su esposo que su cliente podría obtener de ellos 3 mil dólares si el caso "era desechado” porque no se presentaron en el tribunal.

"Parte de esto, aducimos nosotros, es un anticuado soborno; pero la amenaza de que el testigo sería deportado es tristemente nueva, y pienso que se origina en el clima de temor en la comunidad inmigrante sobre el cambio en la política para las deportaciones”, dijo Brian Frosh, fiscal general de Maryland.

Según el acta acusatoria, el abogado y el traductor llamaron al esposo para decirle que el caso de su esposa se había “complicado más”, y la pareja aceptó reunirse con los hombres. Al sentirse amenazados después de esa reunión inicial, buscaron ayuda de las autoridades judiciales y éstas les dijeron que se reunieran nuevamente con ellos, pero esta ocasión grabarían lo que se dijera.

Los hombres dijeron a la pareja que el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos "está observando este caso" e hicieron referencia a que las políticas del presidente Donald Trump estaban creando un ambiente hostil para los inmigrantes en el país, consta en el acta.

"Ustedes saben cómo son las cosas ahora con las leyes de Trump; alguien va a la corte, y boom, se los llevan", dijo Rodríguez durante la reunión.

"Ellos van a preguntar, ¿tiene sus documentos?'", agregó Rodríguez.

Frosh dijo que escribió hace varios meses al Departamento de Seguridad Nacional para pedir que no arrestaran inmigrantes en tribunales, escuelas y hospitales.

"Si las víctimas de delito sienten que están en riesgo de ser deportadas si reportan un crimen, vamos a tener más crímenes", dijo Frosh, cuya oficina trabajó con fiscales y la policía de Baltimore en este caso.

Vasiliades exhortó a la mujer y a su esposo a tomar el dinero y golpear a su cliente, quien fue identificado en documentos de la corte como Mario Aguilar Delossantos, en lugar de testificar en su contra.