AP
29 de diciembre de 2015 / 07:38 a.m.

EU.- Las diferencias sobre el aborto son mayores que nunca entre republicanos y demócratas, y los activistas a favor y en contra auguran que los candidatos abordarán el tema con mayor firmeza durante la campaña presidencial de 2016 que en otros procesos electorales anteriores.

También podrían saltar chispas sobre la cuestión en las principales contiendas al Senado. Y ambas partes se verán aún más motivadas por las investigaciones legislativas dirigidas por republicanos sobre la organización de planificación familiar Planned Parenthood y por las consideraciones de la Corte Suprema en torno a las estrictas leyes antiaborto en Texas.

"Se trata de una asombrosa convergencia de acontecimientos", dijo Charmaine Yoest, directora general del grupo antiaborto Americans United For Life. "No hemos visto un momento como el actual en 40 años", agregó.

En la contienda presidencial, Hillary Clinton, que encabeza las encuestas en las primarias demócratas, ha defendido desde hace mucho tiempo el derecho al aborto y expresado un firme respaldo a Planned Parenthood, un importante proveedor de servicios de interrupción del embarazo, pruebas médicas y métodos anticonceptivos. La organización ha recibido intensas críticas de los activistas contrarios al aborto y de cargos públicos republicanos.

En cambio, casi todos los aspirantes a la candidatura presidencial republicana apoyan que se revierta la decisión tomada por la Corte Suprema en 1973 en el caso Roe v. Wade, que legalizó el aborto a nivel nacional. Algunos de los principales contrincantes republicanos, como los senadores Ted Cruz y Marco Rubio, desaprueban la interrupción del embarazo incluso en casos de violación e incesto.

"Quizá bien podríamos tener al candidato presidencial republicano más radical desde Roe, un candidato que no apoya el aborto en ninguna forma", declaró Stephanie Schriock, presidenta de la organización EMILY's List.

Este grupo, que respalda a las candidatas que apoyen los derechos al aborto, dijo estar camino de superar sus máximos históricos en recaudación de fondos. Algunos grupos de acción política contra el aborto han hecho declaraciones similares sobre su recaudación.

¿Qué ha cambiado para estas elecciones? Un factor es el aumento de la polarización entre los dos partidos principales. En el Congreso sólo queda un puñado de demócratas contrarios al aborto y de republicanos, y las recientes votaciones legislativas sobre el tema, en propuestas que pretendían prohibir el aborto en embarazos ya avanzados y para frenar la financiación federal a Planned Parenthood, los votos se han apegado a las líneas políticas de cada partido.

Hillary Clinton
Hillary Clinton, quien encabeza las encuestas en las primarias demócratas, es partidaria del aborto legal | AP

Otra diferencia: los republicanos en el Congreso o en las primarias parecen más dispuestos que en campañas anteriores a pasar a la ofensiva en temas relacionados con el aborto.

Anteriores precandidatos del Partido Republicano como George W. Bush, John McCain y Mitt Romney se oponían al aborto pero no hicieron tanto hincapié en el tema como algunos de los actuales aspirantes.

"El aborto estará presente en las elecciones generales", declaró Marjorie Dannenfelser, presidenta del grupo Susan B. Anthony List, que apoya a las candidatas opuestas a la interrupción del embarazo.

"Quien no sepa cómo manejar este tema será arrasado", agregó.
En lo que dure la campaña, otros factores contribuirán a mantener el tema sobre la mesa.

La Suprema Corte atenderá posiblemente en marzo los alegatos sobre una ley promulgada en 2013 en Texas que podría forzar el cierre de numerosas clínicas a las que las mujeres pueden recurrir para la interrupción de sus embarazos. La ley establece requisitos a las instalaciones y el funcionamiento de las clínicas.

Ese caso podría tener consecuencias en otros estados donde los grupos de presión conservadores piden más leyes que restrinjan el aborto.

Durante la campaña también se desarrollará la investigación sobre las prácticas de Planned Parenthood y otras instituciones del sector.

La presidenta de la comisión que instruye la pesquisa, la representante federal Marsha Blackburn de Tennessee, dijo que es probable que el trabajo se prolongue más allá de las elecciones de noviembre.

Marco Rubio
Marco Rubio se opone al aborto, incluso en casos de violación e incesto | AP