Rogelio Agustín 
11 de junio de 2013 / 01:04 p.m.

 

Guerrero • La noche del pasado domingo, integrantes de la Unidad Popular entregaron las instalaciones de la alcaldía de Iguala, pero las actividades no se reanudaron porque las autoridades se dedicaron a realizar un recuento de los daños.

La entrega del inmueble ocurrió siete días después de que el principal dirigente de la UP, Arturo Hernández Cardona fuera encontrado muerto junto a sus compañeros Ángel Román Martínez y Rafael Banderas Román.

Rafael Ochoa, integrante de la dirigencia de la UP encabezó el acto de entrega del ayuntamiento, tras firmar una minuta de acuerdos con funcionarios del gobierno de Guerrero.

En tanto, la Procuraduría General de Justicia del Estado activó un operativo para localizar el paradero de Justino Osores, otro dirigente de la UP, cuyo paradero se desconoce desde la mañana del 9 de junio.

La fiscalía guerrerense admitió que Osores desapareció cuando se trasladaba de su domicilio al palacio municipal de Iguala para ofrecer una conferencia.

De acuerdo con la versión de la esposa, el líder salió de su casa para tomar un transporte público y dirigirse a las oficinas municipales, donde se reuniría con sus compañeros para hablar con un grupo de periodistas, pero nunca llegó.

La dependencia estatal, dio a conocer que la medianoche del sábado 8 de junio, Justino fue acompañado por agentes de la policía estatal hasta su casa, se esperaba que solicitara el mismo apoyo para regresar a la alcaldía, pero el dirigente ya no los requirió.

A su vez, el vocero del gobierno estatal, José Villanueva, dio a conocer que se reforzaron las acciones para esclarecer el asesinato de los dirigentes encontrados la mañana del pasado 3 de junio,

Indicó que a las familias de Arturo Hernández Cardona, Ángel Román Martínez y Rafael Banderas Román se les asignó vigilancia especial, para evitar que sean objeto de una nueva agresión.

Suspenden reunión

La dirigencia de la UP tenía programada una reunión en la Ciudad de México con el titular de la Secretaría de Gobernación, Miguel Osorio Chong, los acompañaría el gobernador Ángel Aguirre y parte de la dirigencia estatal del PRD.

La reunión se suspendió a partir de que no aparece el dirigente, por lo que la representación de la organización decidió esperar a que este regrese con bien, de lo contrario podrán volver a movilizarse.

En tanto, integrantes de la UP marcharon de Puerto Marqués hacia el Zócalo de Acapilco, para exigir que la PGR atraiga el caso de los tres líderes asesinados.

“Le estamos pidiendo a la Procuraduría General de la República que atraiga el caso de Arturo Hernández Cardona, y otros dos que fueron asesinados y uno más que desde ayer (el pasado domingo) está desaparecido”, dijo Raymundo Velázquez.

Señaló que exigen castigo para los asesinos materiales e intelectuales de los líderes de la UP, así como la desaparición de Osores.

Desde las 10 de la mañana, y agrupados en la Liga Agraria Revolucionaria del Sur “Emiliano Zapata” y La Unión Popular de Productores de Coyuca de Benítez, en la costa grande, marcharon a lo largo de la carretera Escénica y de la Costera Miguel Alemán, hasta el zócalo porteño.

Velázquez dijo que pernoctarían en el zócalo y este martes viajarán a Chilpancingo, donde realizarán un plantón hasta lograr ser escuchados por el gobierno de Ángel Aguirre Rivero.

Claves

La advertencia

- La Unión de Pueblos de Guerrero advirtió que todos los delincuentes que ha liberado la PGJE serán recapturados si regresan a las comunidades donde se les vincula con actividades relacionadas con el crimen organizado

- Una representación degrupo y del Sistema de Seguridad Comunitaria viajó a Chilpancingo para reunirse por separado con los integrantes del gabinete estatal.

- Acusaron que muchos de los detenidos estaban relacionados con la delincuencia organizada; sin embargo, al llegar a manos de las autoridades, cumplieron un arraigo y salieron libres.