22 de enero de 2014 / 10:33 p.m.

EU.- Organizaciones de activistas dijeron el miércoles que continuarán presionando para que los 11 millones de inmigrantes no autorizados en Estados Unidos puedan naturalizarse aún si la mayoría republicana en la cámara baja propone una medida que se limite a legalizarlos.

El Movimiento para una Reforma Migratoria Justa (FIRM por sus siglas en inglés), que se autodenomina la mayor coalición estadounidense de organizaciones a favor de una reforma migratoria, presentó el miércoles los siete principios que desea ver reflejados en el debate que la cámara baja tendrá sobre la reforma migratoria.

El primer punto en la lista es la opción de la naturalización, seguido de reunificación familiar, brindar oportunidades para una migración segura en el futuro y establecer una política fronteriza que respete a las comunidades migrantes y fronterizas.

"Siempre pelearemos por naturalización, no nos pueden obligar a escoger. Este movimiento no terminará hasta que alcance su meta final, así que planeamos seguir luchando", dijo la portavoz del Movimiento, Kica Matos.

Los siete puntos también incluyen eliminar los programas que involucran a las policías locales en la aplicación de leyes migratorias —tales como Comunidades Seguras y 287(g), reestablecer el debido proceso y los derechos civiles de los inmigrantes y brindar a los inmigrantes las herramientas para una plena integración a la sociedad estadounidense.

Gustavo Torres, presidente de CASA de Maryland, dijo en conferencia telefónica que los principios no son nuevos pero que decidieron difundirlos para que la dirigencia republicana en la cámara baja los tenga en cuenta mientras redactan sus propios principios de política migratoria.

El presidente de la cámara baja John Boehner anunció a comienzos de mes que las próximas semanas presentará los principios con los que abordará una reforma migratoria en 2014, los cuales serán resultado del trabajo adelantado por el presidente de la comisión judicial, el republicano por Virginia Bob Goodlatte.

Varios legisladores republicanos se han expresado a favor de permitir solo la legalización de los inmigrantes no autorizados, alegando que una reforma no debería incluir la opción de la naturalización porque sería premiar a personas que han violado leyes estadounidenses.

El Congreso mantiene en el limbo a la reforma migratoria, ya que la mayoría republicana en la Cámara de Representantes se ha negado a debatir el proyecto aprobado en junio por el Senado, de mayoría demócrata, y que incluye la opción de la naturalización.

La comisión judicial de la cámara baja ha aprobado varios proyectos de ley de corte restrictivo a la inmigración sin autorización.

AP