10 de mayo de 2013 / 06:39 p.m.

Ciudad de México• La embajada de México en Inglaterra y organizaciones no gubernamentales internacionales acordaron actuar de manera bilateral para que ambas naciones enfrenten y prevengan la trata de personas.

Las cuatro acciones involucran la investigación académica de instituciones universitarias de México, Inglaterra, y Europa, a fin de colaborar en la construcción de formas de prevención y capacitación en las escuelas, la familia, las policías, ministerios públicos, jueces, legisladores, e instituciones de gobierno.

Al respecto Rosi Orozco, presidenta de la Comisión Unidos contra la Trata, aseguró que ya existe un convenio con la Universidad Nacional Autónoma de México.

"Ya hicimos el contacto con Mario Luis Fuentes quien dirige una cátedra sobre la trata de personas en la UNAM, y con la Embajada para que se pueda documentar toda la información que tiene nuestro gobierno, los medios de comunicación, empresarios y organizaciones de la sociedad civil", dijo.

Asimismo, los consulados contarán con información profesional para ayudar a sus connacionales que pasen por algún tipo de engaño relacionado a esta problemática; se realizarán enlaces con varias ONG’s para la averiguación de la trata de personas, y se llevará a cabo un evento internacional con sobrevivientes de trata, para concientizar y sensibilizar a la sociedad.

Alejandro Estivill, encargado de negocios de la Embajada de México en Inglaterra, aseguró que el objetivo de que México aliente a Europa a seguir el modelo para combatir la trata de personas a través de una cooperación multilateral con Inglaterra, es para defender el máximo derecho de todo ser humano, la libertad.

De acuerdo con el Ejército de Salvación en el Reino Unido, la trata de personas se presenta como trabajo doméstico, trabajo forzado en industrias o en actividades delictivas, trabajo sexual y el trabajo infantil, siendo Albania, Polonia, Rumania, Eslovaquia y Vietnam los países que más personas envían hacia Londres, Inglaterra.

En Reino Unido existe el Mecanismo Nacional de Remisión (NRM, por sus siglas en inglés) que es administrado por la Agencia Fronteriza, y son quienes deciden si las personas referidas a ellos son o no víctimas de trata, para después dar atención por 45 días a quienes si resulten personas traficadas.

Después de ese periodo, las víctimas deben dejar alguno de los 12 refugios que alberga la nación, lo cual les genera vulnerabilidad.

En el año 2011, la autoridades del NRM reportaron durante ese año el apoyo a 946 víctimas de trata, sin embargo las ONG's estiman que en ese año atendieron a 2077 potenciales víctimas a lo largo del país.

El estudio del Ejército de Salvación, explica que la diferencia entre estas cifras se desprende de la desconfianza de las víctimas hacia la autoridad, ya que una vez que termina su periodo en los refugios salen a la calle sin la protección de nadie y expuestos a ser víctimas nuevamente o a ser ilegales en ese país.

Por otra parte, México es considerado como uno de los primeros cinco países de mayor trata de personas y se calcula que cada año más de 20 mil niños, niñas y adolescentes son víctimas de la explotación sexual y 85 mil son usados en actos de pornografía; mientras que en 21 de las 32 entidades de la república existe turismo sexual, de acuerdo al Informe del Departamento de Estado de los Estados Unidos de América del año 2008.

Gran parte del tráfico de personas proviene de de Veracruz, Puebla, Estado de México, y Tenancingo, Tlaxcala uno de los municipios más demandantes de tráfico sexual, y que con sus redes han llegado a Nueva York y sus estados aledaños, incluso hasta Toronto, Canadá, y España.

Los logros en México indican que con la Ley General, aprobada en junio de 2012, se castiga a toda la cadena de la trata de personas, desde el "enganchador" hasta el "cliente", entre otras modificaciones relevantes.

Además existen cuatro refugios, de los cuales tres están en el Distrito Federal y uno en Baja California. Reintegra ha atendido a 12 víctimas, desde su creación en 2012; Fundación Camino a Casa, 133 víctimas desde 2009; Pozo de Vida, 29 desde 2012; y la Red Binacional de Corazones en BC, que espera recibir este 15 de mayo a seis víctimas de 12 a 16 años.

A diferencia de Inglaterra, estos refugios especializados no operan con fondos del gobierno y aún así han atendido de manera eficaz a víctimas logrando en ellas su recuperación y reintegración a la sociedad.

El proceso consiste en realizar una valoración médica y se facilita la atención psicológica para estabilizar su situación; se les proporciona seguridad, asilo y manutención en uno de estos refugios. También se les apoya en un posible proceso de desintoxicación, ya que algunas de las adolescentes vienen con algún tipo de adicción.

Una vez que se ha logrado superar esta etapa se avanza hacia la adaptación, la integración grupal y comunitaria, el empoderamiento y finalmente, la emancipación.

En entrevista con MILENIO, Rosi Orozco aseguró que "gracias a ese cuidado se llega hasta la sentencia, porque si a las victimas las empoderamos y las protegemos se sienten fuertes para luchar por las demás, ahí es donde se pasa de ser una víctima a una sobreviviente y cuando logran romper el temor se vuelven activistas".

Reconoció que a pesar de que falta mucho por hacer, México ha avanzado, ya que en comparación con el Reino Unido, donde solo hubo ocho sentencias en el año de 2011, en México hay 91 que existen, y agregó que con la nueva Ley General para Prevenir, Sancionar y Erradicar los Delitos en materia de Trata de Personas y para la Protección y Asistencia de las Víctimas de esos Delitos se dictan sentencias de dos a 40 años.

"Las sentencias se caen cuando las víctimas ya no denuncian, sino aún cuando se retractan por las amenazas, y eso pasa en Europa, 45 días no son suficientes. En México hemos tomado un compromiso (las víctimas) se llegan a independizar, y en el caso de sobrevivientes que regresan a Centroamérica les damos seguimiento", afirmó.

NORMA PONCE