NOTIMEX
16 de mayo de 2016 / 06:22 p.m.

Bogotá.- El presidente colombiano Juan Manuel Santos calificó como histórico el acuerdo suscrito en La Habana entre los negociadores del gobierno y de las FARC, para desvincular a los menores de 18 años que están en las filas del grupo insurgente.

“Logramos histórico acuerdo en La Habana para sacar a los niños de la guerra (…) Devolveremos a los niños reclutados por las FARC a sus familias. Ellos son el futuro de un país en paz #LaPazEsPosible”, fue la reacción de Santos a través de su cuenta oficial de Twitter.

El convenio entre gobierno y FARC para lograr que todos los menores de edad dejen los campamentos guerrilleros y regresen a la vida civil, fue anunciado por los representantes de Cuba y Noruega, países garantes en las negociaciones en La Habana.

El jefe negociador del gobierno, Humberto de la Calle, explicó que el pacto contempla la “salida de los menores de 15 años de los campamentos” de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Además, “la elaboración de una hoja de ruta que permita la desvinculación progresiva de todos los demás menores de 18 años y la creación de un programa integral para brindarle la mejor atención a estos niños que salen de la guerra”, dijo.

“Uno de los mayores horrores de un conflicto es cuando arrastramos a nuestros niños y jóvenes al combate. Cuando las nuevas generaciones hacen parte activa del conflicto el reto de ponerle punto final es mucho mayor”, señaló De la Calle.

Este convenio es “un avance crucial en este proceso de terminar la guerra, ponerle punto final a la guerra. Quisiera transmitirle a los colombianos que le estamos poniendo punto final a la guerra”.

“Las generaciones jóvenes son las llamadas a apoderarse de la paz. Son los niños y jóvenes de Colombia quienes deben liderar la transformación de nuestro país”, reiteró el jefe negociador.

El acuerdo prevé de una parte, que las FARC “entregarán toda la información para identificar y ubicar a los menores que aún están en los campamentos y colaborarán con la salida de estos pequeños de dichos lugares”.

El gobierno conformará una mesa técnica “con el objetivo de elaborar la hoja de ruta de la salida de los menores de los campamentos, presentarla a la Mesa de Conversaciones y diseñar el programa para atender a estos menores que abandonen la guerra”.

Esta iniciativa contará con un mecanismo de acompañamiento integrado por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), que verificará el cumplimiento de los compromisos.

“Gracias a estos organismos por su apoyo. Gracias especialmente a Leyla Zerrougui, representante de la ONU para niños y conflicto”, dijo el negociador oficial.

“El gobierno tomará todas las medidas necesarias para darle pleno cumplimiento a este acuerdo y así poder implementarlo de la mano de la comunidad internacional”, enfatizó De la Calle.

En la construcción de la paz “debemos velar porque los jóvenes y niños estén con sus familias, asistan a las escuelas. Debemos procurar que vivan una niñez y una juventud plena, que no sean usados, nunca más, como instrumentos dentro de la guerra. Eso también es un garantía de no repetición”.