30 de junio de 2013 / 05:14 p.m.

Ciudad de México • El coordinador del PAN en la Cámara de Diputados, Luis Alberto Villarreal, acusó a los gobernadores priistas de violar sistemática e impunemente las reglas del juego democrático y urgió por ello a construir una reforma electoral para desterrar las viejas prácticas corporativas, de intimidación y compra de voto.

“No podemos construir la democracia abierta y participativa del siglo XXI con gobernadores que dinamitan los procesos electorales con prácticas del siglo XX”, puntualizó.

En vísperas de la jornada electoral del 7 de julio en 14 entidades federativas, Villarreal advirtió que los gobernadores han desempolvado las peores prácticas de cooptación en perjuicio del proceso y de las instituciones: “viven en otra época, en la prehistoria electoral; han violado sistemática e impunemente las reglas del juego democrático”.

Sostuvo que, a pesar del addendum al Pacto por México, los mandatarios estatales de filiación priista mantuvieron actitudes propias de señores feudales, donde “la voluntad tiene precio y la miseria de la gente les resulta conveniente”.

Por ello, dijo, la reforma electoral es tan importante como la reforma energética o la reforma fiscal, pues de poco serviría elevar los ingresos del gobierno, si no somos capaces de garantizarle al ciudadano el derecho y la libertad de elegir a través de las urnas.

“Si de verdad queremos modernizar al país, modernicemos la forma en la que elegimos a los representantes públicos. Modernicemos los mecanismos de transparencia y rendición de cuentas, modernicemos el esquema en el que opera el sistema electoral a nivel local”, subrayó.

En un comunicado de prensa, el jefe de la bancada panista en el Palacio de San Lázaro señaló que la reforma electoral no busca tener más, sino mejores instrumentos legales para transparentar elecciones y limitar la indebida participación de los aparatos de gobierno a nivel local para determinar el resultado de los comicios: “No se trata de sobre reglamentar el juego electoral, sino de cubrir vacíos, quitarle influencia a los gobernantes y darle poder al ciudadano”.

Insistió en que los gobernadores han demostrado no estar a la altura de sus gobernados, al negarles la posibilidad de votar con plena libertad, y remarcó que el despotismo, el uso desleal de las instituciones y el juego sucio dejaron muy claro que Acción Nacional tenía razón cuando promovió el addendum al Pacto por México.

Villarreal hizo un enérgico llamado a que los únicos protagonistas de las elecciones del domingo entrante sean los electores: “los gobernadores sobran”.

— FERNANDO DNIÁN