7 de mayo de 2014 / 01:43 p.m.

Colorado.- Un muchacho de 13 años de un pequeño poblado de Colorado está acusado de dispararle dos veces a su padre en la cabeza e intentar ocultar el homicidio durante días diciéndole a su empleador que estaba enfermo, informaron el martes las autoridades.

El muchacho fue arrestado el lunes después que el empleador no identificado llamó a la policía y ésta decidió ir a casa de la familia para verificar qué pasaba.

El niño abrió la puerta y les dijo a los agentes que su padre de 50 años estaba muerto en la casa, informaron las autoridades, que aún desconocen el móvil del delito. La oficina del forense indicó que el hombre había muerto hacía unos seis días.

Antes del homicidio el chico estaba siendo monitoreado debido a que había hecho pintas en las calles, indicó la Oficina Policial del Condado Eagle. El padre no se presentó a una reunión con los agentes el pasado miércoles para hablar sobre la investigación en torno a los grafitos en este poblado del oeste de Colorado, pero no fue sino hasta que el empleador les llamó que las autoridades acudieron a investigar, dijo Jessie Mosher, portavoz de la oficina policial.

El nombre del padre no ha sido dado a conocer, y el niño está detenido bajo sospecha de homicidio premeditado. La oficina policial dijo que la madre no había estado viviendo en la casa con su hijo ni su exesposo, pero no dio a conocer más información.

El hombre y su hijo vivieron allí durante más de un año, le dijeron los vecinos a la televisora KCNC-TV, pero nadie escuchó nada fuera de lo común hasta que la policía se presentó.

Kara Bettis, forense del Condado Eagle, dijo que el niño es sospechoso de disparar al menos dos balazos, reportó la televisora.

"Hubo uno en la parte trasera de la cabeza y uno en la sien", afirmó Bettis. "El de la sien fue a quemarropa y el de la parte trasera de la cabeza fue realizado a mayor distancia".

NOTIMEX