DIEGO MORENO
21 de febrero de 2015 / 10:56 p.m.

El ex jugador del Manchester United, se enfrentó a The Strongest en el torneo continental, algo que no le hizo muy bien, debido a la altitud.

El mediocampista sentía que se moría y sólo llevaba 30 minutos en el terreno de juego, por lo que tuvo que ser sustituido.

"Sentí que me moría. Lo pasé mal desde que llegué e intenté jugar para ayudar, pero no estaba en condiciones. Estuve con dolores de barriga y vómitos. Es realmente una sensación horrible", afirmó a la prensa.

A pesar de que ese juego fue hace días, el jugador sigue explicando su situación.

"Corría y no podía respirar. Tengo respeto por Bolivia. A todos nos gusta el fútbol, pero es peligroso, un día puede suceder algo más grave", finalizó.

Esto puede ser interpretado como una advertencia para los felinos, ya que enfrentarán al San José de Oruro, equipo que también juega en una gran altura, y como dice el futbolista del Inter de Porto Alegre, "un día puede suceder algo más grave" esto es debido a la altitud. Incluso los jugadores del River Plate tuvieron que usar viagra, cafeína y otros métodos para poder soportar tanta elevación.