18 de marzo de 2013 / 12:07 a.m.

Chilpancingo de los Bravo • El gobernador Ángel Aguirre Rivero reiteró a los grupos de autodefensa que operan en Guerrero que la aplicación de la ley es inminente en caso de que incurran en excesos, también lamentó el incidente que policías comunitarios de Acatempa sostuvieron con elementos del Ejército.

El gobernador comentó que el asunto de la policías comunitarias y grupos de autodefensa fue abordado durante una reunión de evaluación celebrada la noche del viernes, en la que participaron gobernadores del todo el país, además de los integrantes del gabinete de seguridad de la administración federal.

Indicó que se busca generar un gran acuerdo para regular la actuación de dichos grupos, razón por la que ratificó su determinación de cuidar que dichos grupos no salgan de su jurisdicción, “"para que tal y como lo indica la ley, puedan operar en sus comunidades indígenas"”.

Respecto a la forma en que soldados de la 35 Zona Militar interceptaron a policías comunitarios de Acatempa, en el municipio de Tixtla, Aguirre Rivero señaló que ese tipo de hechos ya no deben ocurrir y sostuvo: “"los vamos a evitar a toda costa, porque a nadie le convienen"”.

Y reconoció: “"Eso pudo haber derivado en un hecho que todos estaríamos lamentando"”.

Reiteró el planteamiento a los integrantes de la comunitaria, respecto a que no es conveniente que salgan de sus zonas de influencia, lo que en su momento motivará una nueva reunión de trabajo con la CRAC y la Unión de Pueblos Organizados del Estado de Guerrero (UPOEG).

Dicho encuentro tendrá el objetivo de definir y ratificar reglas claras respecto a su operación, bajo la certeza de que se aplicará la ley en los casos en que se requiera.

Dijo ignorar si el alcalde de Tixtla, Gustavo Alcaraz fue quien llamó al Ejército Nacional para solicitar el desarme de la comunitaria, pero insistió en la necesidad de evitar que haya condiciones para la confrontación.

“"Nosotros siempre vamos a propiciar los entendimientos"”, enfatizó.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN