24 de septiembre de 2013 / 09:48 p.m.

Guerrero  • El presidente Enrique Peña Nieto advirtió que no permitirá que la ayuda para la reconstrucción a consecuencia de las catástrofes naturales tenga sesgos o inclinaciones políticas.

En su quinta visita por el estado de Guerrero, el mandatario federal prometió que se darán apoyos para que la población reinicie sus actividades, pero no contendrán ninguna connotación política.

Durante un recorrido por la comunidad de El Arenal, en el municipio de Benito Juárez, en la zona de Costa Grande, Guerrero, el mandatario insistió en la necesidad de que la gente participe en el censo que efectúa la Sedesol y la SCT para que la ayude llegue a cada una de las casas.

"No habrá ningún intermediario, porque lo que tenemos que hacer es ir reconstruyendo, todos, con ayuda y cooperación de toda la sociedad, no para beneficio de algunos", dijo.

En su recorrido el presidente levantó solicitudes de personas que perdieron algunas tierras de cultivo, otros cuyas viviendas se las llevó la corriente y a quienes se les garantizó que recibirán apoyos para recuperar sus enseres domésticos.

En la comunidad de El Arenal, los pobladores recordaron que hacía 58 años que ningún presidente de la República efectuaba un recorrido por la zona, por lo que atiborraron al mandatario con peticiones para recuperar el centro de salud, que lleva dos años sin operar y para remodernizar la escuela de la comunidad.

De acuerdo con el censo de los mismos pobladores, hay un daño severo a unas 50 viviendas que no podrán ser reutilizadas, mientras que otro centenar requiere de refuerzos estructurales.

En unos minutos, el mandatario efectuará un recorrido por Coyuca de Benítez para revisar la construcción de un puente.

Miriam Castillo y Notimex