AP
22 de febrero de 2014 / 02:58 p.m.

El mandatario ucraniano Viktor Yanukovych, acusó a sus adversarios de organizar un golpe de estado.

Kiev. — El asediado presidente de Ucrania advirtió el sábado que no renunciará y que no tiene intenciones de abandonar el país.

Viktor Yanukovych comparó la crisis política de Ucrania con el ascenso de los nazis en la década de 1930 y acusó a sus adversarios de organizar un golpe de estado.

Yanukovich hizo la acusación del golpe de estado en un comunicado televisado el sábado.

Mientras tanto, los manifestantes antigubernamentales seguían controlando Kiev, la capital de Ucrania, donde se apoderaron de la residencia y el despacho presidenciales, en tanto que el parlamento analizaba la destitución del gobernante.

Momentos antes de conocerse las declaraciones de Yanukovych, una de sus colaboradoras dijo que el presidente había abandonado la capital y que se había refugiado en su base de apoyo, en Kharkiv, en el este del país, donde se habla ruso.

La declaración se difundió después que el gobierno y líderes de la oposición firmaron el viernes un acuerdo destinado a resolver la inestabilidad en el país.