18 de junio de 2013 / 08:32 p.m.

Ciudad de México • El legislador perredista Luis Espinosa Cházaro acusó al presidente Enrique Peña Nieto de enrarecer el ambiente para los acuerdos en el Pacto por México con sus declaraciones sobre la inversión privada en Pemex, mientras el coordinador de Movimiento Ciudadano, Ricardo Monreal, anticipó el rechazo de su bancada a la venta de la paraestatal y amagó con movilizaciones en las calles y protestas parlamentarias.

En el marco de la reunión del G8, Peña Nieto aseguró que las fuerzas políticas participantes en el Pacto por México (PRI, PAN y PRD) están de acuerdo en la participación de inversionistas privados en Pemex.

Al respecto, Espinosa Cházaro sostuvo que el mandatario 2no es atinado" al afirmar que la reforma energética ya está consensuada, porque el tema está sujeto a conversaciones y negociación.

"El Presidente no puede andar vendiendo el petróleo, porque el petróleo no es del Presidente, sino de todos los mexicanos", remarcó el secretario de la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados.

Por separado, el legislador zacatecano Ricardo Monreal refrendó el rotundo rechazo de Movimiento Ciudadano a la privatización de Pemex y advirtió que por ningún motivo se permitirá esa reforma energética.

"Habrá que ver de qué están hechos el PAN y una parte de la izquierda, pero nosotros vamos a rechazar a los filibusteros y a los vendedores de nuestro patrimonio nacional. No vamos a permitir por ningún motivo que se salgan con la suya", puntualizó.

Indicó que su bancada mantendrá la defensa de Pemex, aunque alertó sobre la posibilidad que otras fuerzas políticas respalden la propuesta perfilada por Peña Nieto desde Europa.

"No me extrañaría si lo hiciera, máxime ahora que el PAN está dividido y se están dando hasta con los condones en el tendedero de Reforma (el Senado). Y habrá que ver si una parte de la izquierda se alinea con el viejo PRI, con este régimen autoritario que se está restaurando", remató Monreal.

FERNANDO DAMIÁN